Jueves, Febrero 22, 2018

El Papa: "Rezo por Siria, asolada por sufrimientos indecibles"

MTI/ Texcoco Mass Media/J. Gabriel Cuevas P.
Publicada: Febrero 13, 2018

La vida en territorio de guerra.VATICAN//TEXCOCO PHOTO

CIUDAD DEL VATICANO, Róma.- (Texcoco Press).- El destino de Siria, que ha vuelto a caer en estos últimos días en el abismo de la guerra y de la violencia, vuelve a preocupar al Papa Francisco quien, en su audiencia de esta mañana con los miembros del Sínodo greco-melequita, aseguró reservar un sitio muy especial a la «amada» nación del Medio Oriente durante la próxima Jornada de Oración y Ayuno por la Paz, que será el 23 de febrero.

«En esa ocasión no dejaré de recordar, en especial, Siria, asolada en estos últimos años por sufrimientos indecibles», afirmó Francisco ante los participantes del encuentro que se llevó a cabo en el Líbano durante los primeros días de febrero y que concluye precisamente en estos días, con el peregrinaje a Roma, a la tumba de San Pedro.

Bergoglio aseguró su cercanía a «todo el Medio Oriente» y a las diferentes comunidades cristianas que viven allí, mismas que «en este difícil periodo histórico», están llamadas «a vivir la fe en el Señor Jesús en medio de muchas pruebas».

En estas tierras la Iglesia está «profundamente arraigada y desempeña un servicio precioso por el bien del Pueblo de Dios», recordó el obispo de Roma, así como también a los fieles de la diáspora, que se han trasladado a otros países «buscando una vida mejor». El Pontífice espera que «con su testimonio de vida, los obispos y los sacerdotes greco-melequitas puedan animar a los fieles a permanecer en la tierra en donde la Providencia divina quiso que nacieran».

«Nunca como en estos momentos –explicó Bergoglio citando las palabras que escribió el pasado 22 de julio el entonces patriarca apenas elegido Youssef Abisi–, los Pastores están llamados a manifestar, ante el pueblo de Dios que sufre, comunión, unidad, cercanía, solidaridad, transparencia y testimonio». Sobre todo al final de este Sínodo, que es «momento fundamental, de camino común, durante el cual el patriarca y los obispos están llamados a tomar decisiones importantes por el bien de los fieles, incluso mediante la elección de nuevos obispos, pastores que sean testigos del Resucitado».

«Pastores –subrayó Francisco– que, como hizo el Señor con sus discípulos, reanimen los corazones de los fieles, estando cerca de ellos, consolándolos, descendiendo hacia ellos y hacia sus necesidades. Pastores que, al mismo tiempo, los acompañen hacia lo alto, a “buscar las cosas de allá arriba”».

Se requieren guías de este tipo, capaces de abrazar «la vida con la amplitud del corazón de Dios, sin recostarse en las satisfacciones terrenales, sin conformarse con sacar adelante lo que ya existe», sino siempre con la mirada en lo alto.

«Pastores portadores de lo Alto», añadió Bergoglio, «libres de la tentación de mantenerse “a baja altura”, separados de las medidas restringidas de una vida tibia y de costumbres». Pastores, pues, «pobres, no apegados al dinero ni al lujo, en medio de un pueblo pobre que sufre; anunciadores coherentes de la esperanza pascual, en perenne camino con los hermanos y las hermanas».

VATICAN/SALVATORE CERNUZZIO

© 2018 MALDONADETTI

Copyright 2007 Maldonadetti Trust Inc. Ltd | Política de Reserva | Escríbenos | Trabaja con nosotros