Jueves, Febrero 22, 2018

Texcoco El Interprete:
fragilidad y deteriodo del tejido social (I)

MTI/ Texcoco Mass Media/Lorena Pardo
Publicada: Febrero 11, 2018

El Ecatepec profundo, donde la marginación, el hacinamiento y la migración son factores que desencadenan conductas violentas. El 27 de enero de 2016. FOTO VICENTE REYES//TEXCOCO PHOTO

Jesús se expresó siempre sólo en parábolas:
¿podemos negar la verdad que estas enseñan?
Fulcanelli

TEXCOCO, México.- (Texcoco Press).- ¿Qué haces en el barrio morra? Suelta la pregunta un adolescente con una carpeta bajo del brazo y un rosario que pende de su cuello sobre un suéter decolorado del uniforme escolar. Es un chico entrenado para vigilar y avisar quién llega o merodea por esa calle, la que parece tener los mismos habitantes que cualquiera de una zona urbana del Valle de México.

Dos cuadras o bloques como se le quiera llamar, la conforman. Localizada en los límites del municipio más poblado de México, Ecatepec con la Ciudad de México, alberga enormes vecindades donde el hacinamiento va más allá de lo imaginable.

Un discreta puerta negra da paso a un corredor enorme, donde hay alrededor de 30 cuartos, techados de laminas, con dos baños generales en el que habitan más de 300 personas, en su mayoría provenientes de Oaxaca, Guerrero y Veracruz.

¿Buscas alguien o algo morra? Vuelve a la carga el púber, ahora con una mirada dura, mientras amaga con llamar desde su I Phone. Solamente busco a Domingo Vera* - le respondo - y me han dicho que lo encuentro en la casa de Don Dimas*, saco mi libreta y leo la dirección completa. Pensativo me dice, la casa de don Dimas es aquella, entra y subes las escaleras y donde veas una maceta grande azul, ahí pregunta.

La vecindad a la una de la tarde hierve de hombres que conversan en el estrecho pasillo, todos con shorts o bermudas, sandalias o tenis y la mayoría con el torso desnudo en el que se aprecian tatuajes. Saludo, responden y algunos con maliciosa mirada me revisan, cambia la actitud cuando les pregunto por la casa de don Dimas. La mayoría baja la cabeza y un hombre ya entrado en años me conduce hasta el cuarto del quincuagenario, quien me ofrece una silla y una limonada.

Los puntos del encuentro son: adicciones, centros de recuperación y violencia callejera. La historia no puede ser más que un “Antinosotros”, víctimas o victimarios, los extremos que no se alcanzan a tocar. Marginados de la sociedad desde siempre o el auto aislamiento. Ignorados por el gobierno o seres sumidos en el anonimato.

Antes de iniciar el diálogo, la advertencia del anonimato en todos los sentidos. Ni cámaras, ni grabadoras por favor. Saque su libreta y deje la bolsa allá, nadie se la va a robar. Un joven, el que me presenta como su hijo, pide revisar mi teléfono celular, accedo, lo revisa, levanta el pulgar, y continúa. Tomo todas estas precauciones por los grupos que hay en toda la zona, son muy violentos y por eso tomamos todas las precauciones, si alguno o algunos de los muchachos salen del territorio es por cuenta y riesgo de ellos. Quedó claro, pregunta con una ligera elevación del tono de voz.

Señor: cuando solicité me acercaran con Usted, me explicaron lo difícil que es llevar varios asuntos relacionados con las adicciones, el que más llama la atención es el que ayuda a centros de rehabilitación o grupos contra las adicciones; y por otro lado, aseguran que dentro de estas casas hay quienes se dedican a todo tipo de acciones ilegales. ¿Cómo es eso?

Las acciones ilegales las hay, son perseguidas por el gobierno y castigadas por ellos. En los grupos contra adicciones en los que participo y ayudo son muchos y le puedo decir que están en el Estado de México, la Capital y algunos en el norte de Veracruz. Visito algunos al año, mi hijo se encarga ahora que los apoyos lleguen, que las cuotas que se cobran, que son mínimas si se apliquen para que los “anexados”, así les llamamos a quienes viven una temporada en los centros para trabajar en su terapia, puedan estar bien. No están en un hotel, son centros de rehabilitación. Punto.

Señor: En que consiste la ayuda que usted otorga a esos centros y cómo obtiene los recursos.

Son aportaciones de algunos amigos y de personas que se han alejado de las adicciones y que no asisten ya a la terapia de todos los días, entonces cada semana, quincena o mes nos aportan una cantidad y yo pongo una parte del trabajo que realizo. Mi trabajo es la venta de telas y ropa para bebé, por eso es que no la atendí cuando me pidieron la recibiera a usted.

Señor: en el año 2016 y el pasado, 2017, el propio gobierno, federal, estatal y municipal aceptaron el crecimiento de los delitos derivados de la lucha por el mercado del narcomenudeo. Los ojos voltearon a muchos lugares de Ecatepec, Neza, Acolman y Chimalhuacán. Usted fue mencionado en diferentes carpetas como la persona que estaba detrás de algunos de esos posibles delincuentes que detuvieron. ¿Fue exitosa la defensa o no aportaron elementos para incriminarlo?

De eso y más han acusado al mismo ex obispo de Ecatepec, al propio presidente municipal, bueno han querido involucrar a directores de escuelas, de universidades. El sistema es “antinosotros” es contra los jodidos, los que trabajamos y no tenemos sueldo fijo, ni seguro social y vivimos así, como lo ve. Estamos amontonados, dados a la chingada. Estos que vio abajo no tienen trabajo, unos son albañiles, otros mototaxistas, otros destapan caños, algunos lavan coches en los centros comerciales o en las calles. Muchos no tienen con que identificarse. Algunos trabajan de policías, pero la banda los desecha, ya no son confiables, es un rechazo natural a todo lo que huela a policía. Nunca me probaron nada, y dos o tres de los que detuvieron, si habían estado en un centro de rehabilitación, pero también ya habían estado purgando condenas.

Señor: Cuándo piensa retirarse a su tierra, y a quién deja al mando de los centros de rehabilitación.

Voy muy seguido. De hecho regrese el domingo para esta conversación. Espero irme mañana en la noche para amanecer en mi tierra. Aquí mi hijo se hace cargo. Aunque ya deseo dejar esto. Parece que todos estos centros no convienen ni a la “maña” ni al mismo gobierno.

Señor: por último, habló usted del sistema “antinosotros”, es un término que se emplea más entre académicos, no es común escucharlo en un diálogo como el que tenemos. Habla con algunos catedráticos o investigadores sobre estos asuntos.

Hace unos dos años fuimos atacados por gente del partido Morena, en la zona de Ixtapalapa, uno de los centros fue saqueado por un grupo de muchachos menores de 18 años, la policía llegó dos horas después del ataque. El que dirigió el saqueo dejó amenazas para todos nosotros, incluidas otras personas que otorgan donativos y que son profesionistas ocupados en diferentes puestos y que han pasado por ahí. Un maestro de la Universidad Metropolitana a los pocos días acudió al centro, preocupado porque uno de sus familiares estaba en rehabilitación y apenas se enteraba del ataque. Cuando conversamos hablo precisamente del sistema “antinosotros”; tiempo después, vino uno de los chicos que habían atacado el centro, y explicó cómo los habían contratado y por qué tenían que atacar. El asunto está dormido y ninguna autoridad lo retoma. Empleados de la delegación mágicamente aparecieron para ayudar a reconstruir el centro, porque el mismo profesor expuso en una conferencia que el gobierno delegacional era un ejemplo muy destacado del sistema “antinosotros”.

Muchas gracias señorita, siga. Si quiere visitar algún centro mi hijo con gusto la llevará. Recuerde cero direcciones, cámaras, grabadoras y nombres reales.

La conversación termina, me ofrece recorrer algunos cuartos para ver las condiciones donde no llegan los apoyos gubernamentales, ni las regulaciones de ningún tipo. Cuartos que no van más allá de los 10 metros cuadrados en donde  duermen hasta diez o doce personas, sobre todo cuando vienen de la misma tierra de los que ya viven ahí, y después si encuentran trabajo se van o se mudan por la violencia que se desata en esa parte del municipio más poblado y con uno de los mayores índices delictivos de todo el país. Es el Ecatepec profundo, es el Underground del Underground.

La entrevista tuvo lugar el lunes 29 de enero en algún lugar de la tierra del ex gobernador Eruviel Ávila y la que Francisco pisó para celebrar una misa multitudinaria y sellara, en esa fecha, el destino del cardenal Carlos Aguiar Retes, ahora Arzobispo Primado de México.

*Los nombres han sido cambiado a petición del entrevistado y se omiten algunos datos que puedan comprometer el trabajo posterior de otros massmedia.

** En este trabajo y los subsecuentes colaboran: Juan Gabriel Cuevas; Francisco Gamaliel; Fernando Gavilán; Rigoberto Rivera; Eréndira Bonilla; Luz María Anguiano y la autora de éste, Lorena Prado

© 2018 MALDONADETTI

Copyright 2007 Maldonadetti Trust Inc. Ltd | Política de Reserva | Escríbenos | Trabaja con nosotros