Domingo, Febrero 25, 2018

Texcoco: “los de la mala onda”

MTI/ Texcoco Mass Media/Claudia Gutiérrez
Publicada: Febrero 10, 2018

Aumentan situaciones de "asaltos sicológicos" en el transporte público.TEXCOCO PHOTO

Agrandar esta imagen

Operativos en el transporte público son insuficientes para combatir la violencia.TEXCOCO PHOTO

TEXCOCO, México.- (Texcoco Press).- En gran parte del transporte público del municipio, sobre todo en camiones es normal a lo largo del trayecto que vendedores aborden las unidades para vender dulces, otros con una guitarra en la mano tocan canciones y algunos más con un maquillaje blanco en el rostro y una nariz roja, cuentan chistes, a veces la misma rutina, hay pasajeros que voltean por la ventana porque ya saben cuál será el siguiente chiste; algunos vendedores han trabajado en la zona por años y conocen al público que son los pasajeros, pero cada día llegan nuevas caras que no son tan amables como los demás.

“Cámara banda, ya sé que vienes cansado, enojado, que la plática en tú celular está mejor o que el paisaje es muy bonito, pero uno se sube en buena onda y mira, luego te quejas de que uno se sube y te quita tus cosas y dices ‘si me hubiera pedido una moneda se la hubiera dado’, pero luego no te quejes, cámara banda”, con frases que nuevos “vendedores” han comenzado a utilizar en el transporte público para obligar a que la gente, con el miedo de ser asaltado, de una moneda, situación que los mismos conductores escuchan y a pesar de eso continúan permitiendo el acceso al joven que utiliza un lenguaje más agresivo mezclado con chistes.

En el Estado de México como en diversas delegaciones de la Ciudad de México, se suben al transporte público una o dos personas con un discurso parecido a este, “banda, nosotros si venimos saliendo del transporte público y si no quieres que la armemos de tos, ya sabes, de diez pesitos todos y no pasa nada”, en su mayoría son hombres que traen las pulsaciones aceleradas, pasan a cada asiento a recibir la ‘cooperación voluntaria’ y se bajan; el ambiente en el transporte no vuelve a ser la misma, nadie es capaz de mirarse a los ojos otra vez.

Dicha situación es conocida como el “asalto psicológico”, una invitación que aquellos delincuentes “buena onda” les hacen a los pasajeros para entregarles una moneda o adquirir el producto que ofrecen, recorren cada asiento y los pasajeros no tienen opción de decidir, muchos de los ‘vendedores’ realizan la actividad bajo la influencia del alcohol o de drogas para tener el valor necesario para atacar si la situación lo amerita.

Diversos especialistas han indicado que los pasajeros se vuelven víctimas de actos intimidatorios y de manipulación que con la voz, actitud e imagen de los vendedores, teniendo como única opción cooperar antes de ser dañado; cabe resaltar que no se considera un delito este tipo de extorción pues no hay armas o agresiones que la ley contemple necesarias para que puedan ser hechos castigados.

Pero la responsabilidad de las empresas del transporte público recae cuando son los mismos conductores quienes llegan a subir hasta tres vendedores en un mismo recorrido, obligando de manera inconsciente a que cada pasajero coopere con alguno de sus conocidos, dejando en una situación vulnerable a los usuarios que con tal de llegar seguros a sus hogares soportan intimidación antes que una agresión.

De esa manera, ante el aumento de “los de la mala onda” como también son conocidos algunos vendedores que utilizan la intimidación y manipulación para extorsionar a la gente, los operativos en el transporte público deben ser una obligación por parte de las autoridades locales y estatales, sobre todo en una de las entidades donde el robo en camiones es el pan de cada día.

© 2018 MALDONADETTI 

Copyright 2007 Maldonadetti Trust Inc. Ltd | Política de Reserva | Escríbenos | Trabaja con nosotros