Domingo, Febrero 25, 2018

Texcoco de iglesias y panteones

MTI/ Texcoco Mass Media/Claudia Gutiérrez
Publicada: Febrero 08, 2018

Lápidas en la iglesia dedicada a la Virgen de la Concepción en Texcoco.TEXCOCO PHOTO

Agrandar esta imagen

Tumba dañada en la iglesia de la Purificación, Texcoco.TEXCOCO PHOTO

TEXCOCO, México.- (Texcoco Press).- Cada vez que es día de muertos y entró al Eremitorio “Fray Domingo de Betanzos” en el municipio de Tepetlaoxtoc, veo familias originarias del pueblo adornando las tumbas de sus seres queridos que se adelantaron, muchos adultos de 50 o 60 años ni siquiera conocieron a las bisabuelitas que yacen en el camposanto, incluso hay lápidas en la parroquia de Santa María Magdalena a las cuales el paso del tiempo les ha borrado el nombre.

En gran parte del país es normal encontrar tumbas en los patios y atrios de templos antiguos, durante la época de la Nueva España los cementerios estaban a cargo de la Iglesia, incluso antes de ser llamados panteones se conocían como el camposanto; en México existe desde tiempos prehispánicos existe una cosmogonía sobre la muerte, misma que durante la colonización adoptó nuevas formas, entre ellas, el entierro en templos católicos de los difuntos, misma que era pagada a la Iglesia.

En las iglesias de Texcoco quedan vestigios de los camposantos, algunas lápidas han sido víctimas de actos vandálicos y otras han sido borradas con el paso del tiempo y el clima; cabe resaltar que también existen tumbas cercanas al altar en el interior de los templos, dichos espacios tenían un costo elevado en comparación con los lugares ofrecidos en el exterior.

En la Iglesia de San Luis Huexotla, existen escalones con fechas inscritas que datan de 1700 a 1800, no tienen nombre, son tumbas que los obispos otorgaban para los pobres, estaban en el anonimato, eran pobres que alcanzaron un lugar en la iglesia, cerca de Dios, pero la falta de dinero no les alcanzó para otorgarles la inscripción de sus nombres y la posibilidad de permanecer en la inmortalidad, siendo un privilegio poder ser enterrado.

Conforme paso el tiempo, el crecimiento de la población hizo que los cementerios se alejarán de las iglesias, conventos y eremitorios, se buscaron terrenos en las orillas de los pueblos y se cercaron los panteones, ya no había un lugar que dividiera a los ricos de los pobres, el dinero, la posición económica y la influencia entre la sociedad ya no tenían valor para estar cerca de Dios en la muerte, ahora una cruz de madera o una tumba de mármol, dividía a los ricos de los pobres.

De esa forma, aquellas lápidas que están en los templos, son muestra de las familias adineradas de la época que tuvieron la oportunidad de dejar sus restos cerca de Dios, aquellos apellidos que hasta hoy son visibles forman parte de la historia, son más que construcciones o marcas en paredes y pisos de las iglesias, son la muestra clara de cómo se ha organizado la muerte.

© 2018 MALDONADETTI

Copyright 2007 Maldonadetti Trust Inc. Ltd | Política de Reserva | Escríbenos | Trabaja con nosotros