Domingo, Febrero 25, 2018

El Papa: no a los pastores rígidos, que sean tiernos y estén cerca de la gente

MTI/ Texcoco Mass Media/J. Gabriel Cuevas P.
Publicada: Enero 30, 2018

El Papa Francisco.VATICAN//TEXCOCO PHOTO

CIUDAD DEL VATICANO, Roma.- (Texcoco Press).- Los pastores deben caminar en medio del pueblo, tener ternura y ocuparse de las personas según las enseñanzas de Jesús. Lo recordó el Papa Francisco durante la misa matutina de hoy, 30 de enero de 2018, en la capilla de la Casa Santa Marta.

El Evangelio del día, de Mateo, inspiró la homilía del Pontífice, según reportó Vatican News: el pasaje narra dos episodios de curación, que deben ser contemplados más que reflexionar sobre ellos, porque, notó el obispo de Roma, indican “cómo era un día de la vida de Jesús”, ideal para los pastores, obispos o sacerdotes.

El apóstol narra que Cristo estaba rodeado por una “gran multitud, la multitud de la gente que lo seguía”. El Hijo de Dios se preocupa, profundamente, por esas personas. Precisamente así es como el Señor prometió que habría acompañado a su Pueblo, estando en medio de él y ocupándose de sus necesidades: y Su Hijo “no abre una oficina de asesorías espirituales con un cartel: «El profeta recibe los lunes, los miércoles y los viernes de las 3 a las 6. El ingreso cuesta tanto o, si se prefiere, puede dejar una limosna». No, Jesús no hace así. Jesús tampoco abrió un consultorio médico con el cartel: «Los enfermos vienen tal día, tal día, tal día y serán curados». Jesús se arroja en medio del pueblo”.

Esta “es la figura de pastor que Jesús nos da”, subrayó el Papa, recordando a un sacerdote “santo que acompañaba así a su pueblo” y que por la tarde, por este motivo, estaba “cansado”, pero con un “cansancio real, no ideal, de quien trabaja” y vive entre la gente con amor.

Precisamente como Jesús, a quien le “gusta salir al encuentro de las dificultades cuando lo pide la gente”.

El Evangelio de hoy además recuerda con insistencia que Cristo entre la multitud era “estrechado y tocado”. Francisco observó que hoy se comportan de esta manera los fieles durante las visitas pastorales: lo hacen para “tener una gracia”. Jesús, en estas situaciones, nunca se echa para atrás, es más, “paga” incluso con la “vergüenza” y la “burla con tal de hacer el bien”. Y estas son las “huellas de la manera en la que actuaba Jesús”, por lo tanto son las “actitudes del verdadero pastor. El pastor es ungido con aceite, el día de su ordenación: sacerdotal y episcopal. Pero el verdadero aceite, el aceite interior, es el de la cercanía y de la ternura”. Al obispo o sacerdote “que no sepan hacerse prójimos les falta algo: tal vez sea un padrón del campo, pero no es un pastor. Un pastor al que le falta ternura será un pastor rígido, que da de bastonazos a las ovejas. Cercanía y ternura: lo vemos aquí. Así era Jesús”.

El verdadero pastor, como el Hijo del Señor, “acaba su día cansado” porque ha cumplido “el bien”. Si su estilo de vida es este, sus “ovejas” sentirán concretamente la presencia de Dios vida. Por ello el Pontífice invitó a rezar “por nuestros pastores, para que el Señor les dé esta gracia de caminar con el pueblo, de estar presentes para el pueblo con mucha ternura, con mucha cercanía. Y cuando el pueblo encuentra a su pastor, siente esa cosa especial que solamente se siente ante la presencia de Dios (y así acaba el pasaje del Evangelio: «Ellos fueron inundados por un gran estupor»). El estupor –concluyó Francisco– de sentir la cercanía y la ternura de Dios en el pastor”.

VATICAN/DOMENICO AGASSO JR.

© 2018 MALDONADETTI

Copyright 2007 Maldonadetti Trust Inc. Ltd | Política de Reserva | Escríbenos | Trabaja con nosotros