Jueves, Febrero 22, 2018

A media tarde del uno de enero en la CDMX

MTI/ Texcoco Mass Media/Nicolás Maldonado Meraz
Publicada: Enero 03, 2018

La pista de patinaje instalada en la Plaza de la Constitución, registra un importante número de personas que se deslizan sobre el hielo. @PromocionCDMX//TEXCOCO PHOTO

CIUDAD DE MÉXICO / TEXCOCO.- (Texcoco Press).- El Gran Hotel de la Ciudad de México muestra el esplendor de los tiempos de antaño.

Situado en el corazón de la llamada Ciudad de los Palacios, recibe a cientos de huéspedes y visitantes que acuden a vivir los primeros minutos y días de este 2018.

Desde la terraza se observa la recién remodelada plancha del Zócalo. Al frente el soberbio Palacio Nacional. a la izquierda, la Catedral Metropolitana, imponente centro de fe, la que ha recibido a dos Vicarios de Cristo. Juan Pablo II y Francisco en sus visitas pastorales a nuestro país, la que a partir del venidero cinco de febrero ocupará la Sede el ex obispo de Texcoco, cardenal Carlos Aguiar Retes, recién designado Arzobispo Primado de México. A la derecha el Palacio del Ayuntamiento sede de la hoy llamada Capital Social de México.

Con ese escenario a media tarde del uno de enero, las viandas que se degustan en el comedor se saborean aún más con la alegría contagiosa de comensales y personas que a la distancia caminan animadamente para ingresar a la explanada; familias en la alegre convivencia del año que recién comienza.

Ríos humanos pueblan el espacio, símbolo del poder político y religioso de la nación, donde todos caben. Un lugar significado por la tolerancia a expresiones en manifestaciones de toda índole y punto de reunión para atender exposiciones y ferias, arte, cultura y ciencia; sin olvidar, los desfiles conmemorativos y las ceremonias cívicas. Corazón para capitalinos y quienes arriban de la vasta geografía nacional. La Ciudad de Todos.

La pista de patinaje instalada en la Plaza de la Constitución, registra un importante número de personas que se deslizan sobre el hielo con una constante en todos: alegría, sonrisas, calidez, y otras emociones que se advierten a la distancia. En la espera para ingresar al circuito, cientos aguardan en la ordenada fila mientras observan a su alrededor la grandeza y magnificencia de una de las plazas más grandes y hermosas del mundo.

Es el uno de enero, la noche cae, la calle Madero se satura de viandantes; frente al Palacio de las Bellas Artes y sobre la Avenida Juárez, miles de paseantes toman fotografías o simplemente contemplan la bella postal que el urbanismo obsequia.

La Alameda y el Parque de la Solidaridad abarrotados con una verbena en que se puede comprar comida, ropa, libros y más. Es la noche festiva del primer día del año.

En la puerta del Hilton Alameda, un hombre entrado en años, dice a su acompañante, “Esta alegría por el Año Nuevo solo se vive así en México”.

Y Nosotros, también la vivimos para contarla.

© 2017 MALDONADETTI

Copyright 2007 Maldonadetti Trust Inc. Ltd | Política de Reserva | Escríbenos | Trabaja con nosotros