Lunes, Enero 22, 2018

Estudio relaciona fructosa con asma pediátrico

MTI/ Texcoco Mass Media/Bárbara Paoulin
Publicada: Diciembre 22, 2017

Nivel de consumo de azúcar de mujeres embarazadas tiene relación con asma infantil.TEXCOCO PHOTO

Estados Unidos.- (Texcoco Press) - Los niños serían más propensos a desarrollar asma si consumen una gran cantidad de bebidas azucaradas y ricas en fructosa con jarabe de maíz o si sus madres lo hicieron en el embarazo, según sugiere un nuevo estudio.

Los autores analizaron información sobre los hábitos alimentarios de 1000 pares de madre-hijo e información sobre la salud de los hijos, incluido si tenían asma diagnosticado entre los siete y nueve años.

Tras considerar la obesidad materna y otros factores que también pueden influir en las chances de los niños de desarrollar asma, el equipo determinó que las mujeres que más gaseosas y bebidas azucaradas habían ingerido durante el embarazo eran un 70 por ciento más propensas a tener un hijo con asma en la niñez que las madres que nunca o rara vez habían consumido esas bebidas en el embarazo.

Las mujeres que más fructosa habían ingerido en total en el embarazo eran un 58 por ciento más propensas a tener hijos con asma que aquellas que habían consumido poco o nada de fructosa.

"Estudios previos habían asociado el consumo de bebidas azucaradas con la obesidad y de la obesidad con el asma", dijo la coautora Sheryl Rifas-Shiman, de la Facultad de Medicina de Harvard y del Instituto de Pilgrim de Atención de la Salud, Boston.

"Además de influir en la aparición del asma a través de un aumento del riesgo de obesidad, observamos que las bebidas azucaradas y ricas en fructosa no lo harían totalmente mediante la obesidad", agregó. "Esto sugiere que existirían mecanismos extras por los que las bebidas dulces y la fructosa influiría en el riesgo de padecer asma, más allá del efecto en la obesidad".

Lo que los niños comen y beben también importó. Aun tras considerar la exposición prenatal a las gaseosas, los niños que más fructosa ingerían en la niñez temprana eran un 79 por ciento más propensos a desarrollar asma que los niños que rara vez o nunca ingerían fructosa.

Al considerar el sobrepeso y la obesidad, los niños que más fructosa habían consumido seguían siendo un 77 por ciento más propensos a padecer asma.

REUTERS/ANOTO

© 2017 MALDONADETTI

Copyright 2007 Maldonadetti Trust Inc. Ltd | Política de Reserva | Escríbenos | Trabaja con nosotros