Miércoles, Noviembre 22, 2017

Texcoco crece número de limpiaparabrisas y franeleros

MTI Texcoco Mass Media/Claudia Gutiérrez
Publicada: Noviembre 09, 2017

Franeleros y limpiaparabrisas aumentan su población en los cruceros.TEXCOCO PHOTO

Agrandar esta imagen

Mujeres y niños son parte de la población que trabajan exponiendo su vida.TEXCOCO PHOTO

TEXCOCO, México.- (Texcoco Press).- Una de las carreteras con más flujo de automóviles, Los Reyes-Texcoco, en los últimos años ha experimentado un aumento de limpiaparabrisas, franeleros y vendedores en los semáforos, situación que pone de manifiesto que vivir en la calle es una opción rentable para quienes han decidido abandonar sus hogares.

En México es una situación normal ver a familias enteras en los semáforos, la madre con un hijo en la mano o en la espalda, vende botanas a diez pesos, el padre limpia parabrisas y los hijos más grandes lo acompañan, se adueñan del crucero, se vuelve una batalla si algún indigente intenta pedir limosna en el mismo lugar o alguien más llega a ofrecer productos.

Diversos estudios han demostrado que un franelero y limpiaparabrisas en la Ciudad de México llegan a ganar mejor que un profesionista con posgrado, al mes cifras arriba de los 10 mil pesos son el salario que hombres y mujeres que están en la calle pueden percibir, alejados de impuestos y de seguridad social.

La realidad es que un ambiente hostil y sujeto al clima, pueden ser escenario que acerquen a las personas a las drogas, delincuencia y violencia, situaciones que niños y mujeres viven a diario, “la muchacha del vive 100, llega desde las 6 de la mañana y se va pasando las 7 y 8 de la noche, a veces hay choferes que se quieren pasar de listos” agrego la Señora M.*, quien pidió anonimato pues trabaja en un parada de la carretera.

En otro crucero, en la entrada hacia San Vicente Chicoloapan y Chimalhuacán, de 3 personas que se dedicaban a limpiar parabrisas, el día de hoy un grupo de 6 chavos se han adueñado del semáforo, conviven con mujeres que ofrecen bebidas, pero a quienes esperan el transporte público, suelen intimidar a los hombres y a las mujeres acosar.

Como una forma de sobrevivir, estar en la calle y limpiar con una estopa los carros es el único sustento diario, pero el crecimiento exponencial y la una nula regulación puede convertir espacios para abordar el transporte en lugares ideales para la delincuencia, tanto para pasajeros como para conductores de autos privados, situación que puede escapar de las manos de autoridades estatales y locales.

© 2017 MALDONADETTI

Copyright 2007 Maldonadetti Trust Inc. Ltd | Política de Reserva | Escríbenos | Trabaja con nosotros