Miércoles, Noviembre 22, 2017

Texcoco jóvenes presas del cigarro

MTI Texcoco Mass Media/Claudia Gutiérrez
Publicada: Noviembre 07, 2017

Jóvenes en el bachillerato son quienes más tabaco consumen.TEXCOCO PHOTO

Agrandar esta imagen

En jardines de todo el municipio hay colillas tiradas.TEXCOCO PHOTO

TEXCOCO, México.- (Texcoco Press).- Tomar un micro en el horario de salida de los jóvenes que van al bachillerato suele ser una tortura, el transporte público busca hacer su día, hay de 3 a 5 camiones esperando que los estudiantes suban con dirección a Texcoco en la carretera Calpulalpan, pero al igual que otras preparatorias de la zona, los cigarros son una constante en aquellos grupos de jóvenes que viven en la “fiesta”, incluso al abordar la unidad lo hacen con cigarros encendido, a escondidas o teniendo como cómplices a los conductores.

La realidad en el país es que los jóvenes al concluir la primaria y entrar a la secundaria comienzan a tener contacto con el alcohol y los cigarros, suelen llevar escondida una cajetilla que entre amigos cooperan para adquirir, cualquier tienda vende, sin importar si los chavos van con uniforme, sólo una mala cara o un comentario mueren cuando se acepta el dinero y en el mostrador quedan los cigarrillos.

En el Estado de México en el año 2009, existía una prevalencia del 23.5 por ciento en el consumo del tabaco en adultos mexiquenses, según cifras expuestas por el trabajo La Epidemiología del Tabaquismo Estado de México, que además mostró que en promedio se consumían 7 cigarros diarios, y que el primer contacto con el cigarro se daba a los 13 años.

A nivel mundial se estima que cada día 100 mil niños con edades de 12 a 15 años tienen su primer contacto con el cigarro, al entrar la nicotina a sus cuerpos genera una dependencia, ya que dicha sustancia activa genera adicción en sus primeros contactos, atrapando a niños y jóvenes en el tabaquismo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) quien agrega que para el año 2030 espera la muerte de 8 millones al año en enfermedades provocadas por el cigarro.

Ante eso el Comisionado nacional contra las adicciones, Manuel Mondragón ha indicado en diversos espacios que en el año 2011, medio millón de jóvenes entre 12 y 17 años tuvieron un alto consumo en bebidas embriagantes y cigarrillos en un solo mes, cifra que este año, se elevó a un millón, y que pone de manifiesto un fracaso en las políticas del gobierno que combate las adicciones.

Una alternativa para quienes buscan dejar de fumar ha sido el controvertido cigarro electrónico que según la Fundación Interamericana del Corazón busca afianzar un público joven en el país, teniendo como base la Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey, en donde mediante un estudio expuso un aumento de 8 a 35 por ciento en adolescentes de 11 a 16 años en la capital del país.

La aceptación del cigarrillo electrónico se debe a que un 29 por ciento de la población considera que no hay riesgos para la salud y la mismo tiempo evita la ansiedad al intentar dejar de fumar; pero la realidad es que en municipios como Texcoco, adquirir un cigarro electrónico es posibilidad de unos cuantos y no toma en cuenta las más de 60 sustancias químicas que contiene y que pueden ser igual de graves que un cigarro normal.

De esa forma, las autoridades locales tienen a su sector joven en un limbo, olvidados ante las adicciones de fácil adquisición como el alcohol y el cigarro, permitiendo el crecimiento de establecimientos que fomentan su consumo y que con el paso del tiempo, necesitará mayor inversión para contrarrestar los efectos que dichas sustancias tienen en el cuerpo.

© 2017 MALDONADETTI

Copyright 2007 Maldonadetti Trust Inc. Ltd | Política de Reserva | Escríbenos | Trabaja con nosotros