Viernes, Octubre 20, 2017

Texcoco nada que celebrar el día de la raza

MTI Texcoco Mass Media/Claudia Gutiérrez
Publicada: Octubre 12, 2017

Puerta de la Catedral de Texcoco con el abecedario puesto por tlacuilos.TEXCOCO PHOTO

Agrandar esta imagen

Placa que conmemora el puente de los Bergantines.TEXCOCO PHOTO

TEXCOCO, México.- (Texcoco Press).- Desde la primaria se ha resaltado como un día importante el 12 de Octubre, día de la raza, momento en que Cristóbal Colón con 3 embarcaciones llegó al nuevo continente, América, pero desde hace unos años se ha popularizado y dado a voz a descendientes  de aquellas civilizaciones que fueron torturadas, despojadas de sus tierras y exterminados.

Diferentes perspectivas para un mismo hecho, en Italia un carnaval conmemora al gran navegante que descubrió en 1492 nuevas tierras, mientras que en gran parte de Latinoamérica se da voz a los pueblos, se busca que en los libros de historia se incluya el descubrimiento que trajo matanza y exterminio más que traer civilización y modernidad.

Texcoco durante la época de la conquista fue un territorio importante, ya que después de que Hernán Cortes volviera de una batalla en Veracruz, en alianza con señoríos de Tlaxcala, mandó a construir bergantines para la toma de Tenochtitlán, momento que terminó con la vida de muchos nativos como españoles; dejando la victoria para los extranjeros que después se dedicaron a saquear los recursos naturales y a implantar un  nuevo sistema de gobierno que acabo con los indígenas.

Pero a pesar de que los españoles eran quienes ocupaban puestos importantes, también los criollos y parte de la nobleza prehispánica estuvo presente, convirtiéndose en dueños de grandes haciendas, replicando la esclavitud con quienes no tenían nada; poniendo frente a un espejo a la misma raza, que se acostumbró a perder parte de su identidad.

Un ejemplo de la lucha contra el día de la raza está en Venezuela, que desde hace 15 años conmemora la resistencia indígena de cada pueblo nativo del continente americano, celebración que busca la unión  de la diversidad cultural y la inclusión de los pueblo originarios, al mismo tiempo que busca hacer valer los derechos de sus habitantes y de la naturaleza.

En Texcoco, muestra de ello es la resistencia silenciosa, pausada y debilitada que los pueblos de la zona de Montaña mantienen, a pesar de ser reconocidos como zonas originarias, la destrucción de los cerros y el abuso en el consumo de agua, marginan a sus pobladores además de la falta de oportunidades que generan que se pierda su lengua nativa.

© 2017 MALDONADETTI

Copyright 2007 Maldonadetti Trust Inc. Ltd | Política de Reserva | Escríbenos | Trabaja con nosotros