Viernes, Octubre 20, 2017

Texcoco acoso en transporte público en silencio

MTI Texcoco Mass Media/Claudia Gutiérrez
Publicada: Octubre 06, 2017

A diario mujeres enfrentan miradas lascivas o comentarios en el transporte público.TEXCOCO PHOTO

Agrandar esta imagen

La violencia de género pasa desapercibida en municipios mexiquenses.TEXCOCO PHOTO

TEXCOCO, México.- (Texcoco Press).- El trasporte público en el  municipio aún está lejos de ser tan caótico como en urbes del Estado de México como Pantitlán, Ecatepec, Naucalpan, entre otros municipios con mayor demanda y delimitación geográfica con la Ciudad de México (CdMx), pero a pesar de eso las mujeres, en especial jóvenes o estudiantes son presa de acoso por parte de pasajeros y conductores.

A diferencia de la furgonetas, el transporte público en Texcoco suele ser conducido por los mismo rostros, las mismas rutas y el mismo camión, muchos son habitantes de los poblados cercanos, al subir pasaje suelen conocer a personas que son conocidos; lo cual no impide que acosen a pasajeras, “pues cuando vas a pagar sabes que te terminarán agarrando la mano, y sientes raro, porque no es una intención buena” indicó Mariana, vecina de San Luis Huexotla.

El acoso en el transporte público en México es un problema social severo, sobre todo en zonas con gran densidad de población y en donde los medios para ir de un lugar a otro se llenan a tope; este año la investigación Diagnóstico sobre Violencia hacia Mujeres y Niñas ha indicado que las agresiones más comunes son con un 90 por ciento miradas lascivas, seguido de silbidos con un 80 por ciento y agresión verbal con un 70 por ciento.

Cifras que muchas veces dan solo un panorama general básico de la violencia de género con la cual mujeres se enfrentan a diario, pues no hay otra forma de llegar a sus casas, escuelas o trabajos; asimismo el Banco Mundial informó en 2014 que un 65 por ciento de mujeres ha sido víctima de algún tipo de agresión o violencia de género en el transporte de la CdMx.

Pero en la entidad mexiquense a parte del acoso que padecen las mujeres por parte otros pasajeros, tienen que aprender a esquivar o ignorar miradas lascivas de los conductores, caricias en las manos a la hora de pagar el pasaje o recibir cambio y soportar comentarios cuando descienden del vehículo, situación que se potencia cuando el chofer trae ayudantes o amigos.

De la misma manera conductores en el Estado de México estuvieron en el radar de la opinión pública por la violación de una niña en Nezahualcóyotl, acto que demostró que no hay control de conductores ni responsabilidad alguna por parte de las empresas de transportes; y que parecía ser un destello donde cientos de mujeres mediante redes sociales comentaban sus experiencias para que autoridades hicieran algo pero que con el paso sólo quedó en uno de los feminicidios y violencia de género que reina en todo el país.

Ante esto jóvenes texcocanas al igual que miles de mujeres en el país, tienen que callar o ignorar miradas, caricias, comentarios y silbidos que escuchan en el transporte público aun cuando quisieran gritar ¡Alto!, para poder salir tranquilas a sus destinos.

© 2017 MALDONADETTI

Copyright 2007 Maldonadetti Trust Inc. Ltd | Política de Reserva | Escríbenos | Trabaja con nosotros