Lunes, Diciembre 18, 2017

Un "nuevo horizonte" para promover la vida

MTI Texcoco Mass Media/J. Gabriel Cuevas P.
Publicada: Octubre 05, 2017

El Papa ante la asamble general de la Pontificia Academia para la vida.VATICAN//TEXCOCO PHOTO

CIUDAD del VATICANO, Roma.- (Texcoco Press).- Hay un «nuevo horizonte» en el que hay que situar a la «renovada Pontificia Academia para la Vida», y el Papa explicó cuál es al tomar la palabra frente a la Asamblea general que se está llevando a cabo en el Vaticano. 

Francisco dijo que la renovación de la mirada y del enfoque, con respecto al pasado, es exigida antes que nada porque ha cambiado el contexto en el que vivimos: la «potencia» de las biotecnologías, que nunca antes en la historia de la humanidad le habían dado al hombre la posibilidad de intervenir y manipular la vida (sustituyendo de alguna manera a Dios); pero también los desafíos que presenta la intención de «neutralizar la diferencia sexual», como en el caso de la teoría de género. Por ello la Academia no puede limitarse a «específicas situaciones de conflicto ético, social o jurídico». Se necesita, por el contrario, un enfoque diferente y de conjunto «en relación con la vida, su sentido y su valor».

La cultura individualista y, a menudo, «ególatra» en la que estamos sumergidos no conlleva una mayor libertad, sino a una alianza entre la economía, las finanzas y la técnica «que trata a la vida como un recurso que explotar o descartar en función del poder y de las ganancias». No es, pues, una imagen dulzona de la realidad la que Francisco propone. No hay ningún “buenismo” en su diagnóstico. Lo que cambia, en la indicación del Papa, es el enfoque: «La fe cristiana nos impulsa a retomar la iniciativa, rechazando cualquier conexión con la nostalgia y la queja».

Frente a perspectivas monotemáticas y reduccionistas, el Papa Bergoglio recordó: «La pasión por el acompañamiento y el cuidado de la vida, a lo largo del arco completo de su historia individual y social, exige la rehabilitación de un “ethos” de la compasión o de la ternura por la generación y regeneración de lo humano en su diferencia». Defender la vida, promoverla, ayudarla, es algo que no se relaciona solamente con las iniciativas que se ocupan de las fases que se presentan antes del nacimiento o al final de la vida. «Se trata –explicó Francisco– de volver a encontrar sensibilidades para las diferentes edades de la vida, en particular para las de los niños y de los ancianos. Todo lo que en ellas hay de delicado y frágil, vulnerable y corruptible, no es algo que tenga que ver exclusivamente con la medicina y el bienestar.

En una sociedad en la que todo, incluso la vida, puede manipularse, comparse o venderse, «el testimonio de la fe en la misericordia de Dios, que afina y cumple toda justicia, es condición esencial para la circulación de la verdadera compasión entre diferentes generaciones. Sin ella –advirtió el Papa–, la cultura de la ciudad secular no tiene ninguna posibilidad para resistir a la anestesia y al envilecimiento del humanismo». Este es el «nuevo horizonte» en el que se sitúa «la misión de la renovada Pontificia Academia para la Vida».

VATICAN/ANDREA TORNIELLI

© 2017 MALDONADETTI

Copyright 2007 Maldonadetti Trust Inc. Ltd | Política de Reserva | Escríbenos | Trabaja con nosotros