Viernes, Diciembre 15, 2017

La corrupción alcanza a universidades públicas

MTI/ El Sol de Zacatecas/María Guadalupe Muro Robles
Publicada: Septiembre 14, 2017

TEXCOCO, México.- (Texcoco Press).- La corrupción en nuestro país ha alcanzado de manera escandalosa a universidades públicas, actuando algunas de manera dudosa, amparadas en su “autonomía” utilizando recursos públicos asignados de manera discrecional. La ASF (Auditoria Superior de la Federación), realizó auditorias forenses a varias Universidades, encontrando un sinnúmero de irregularidades en la aplicación de recursos en contratos a terceros. Por principio de cuentas definiremos que es una auditoria forense; es una técnica que tiene por objetivo investigar fraudes, en actos conscientes y voluntarios, eludiendo las normas legales y se lleva a cabo a través de técnicas de investigación criminalística, integradas con la contabilidad, conocimientos jurídicos, procesales y con habilidades en áreas financieras, para proporcionar información y opiniones ante la justicia. En este tenor varias universidades fueron objeto de este procedimiento, entre estas, nuestra Universidad Autónoma de Zacatecas.

La auditoría realizada fue sobre la cuenta pública 2015, resultando un posible daño al erario por 831 millones 141 mil 905.60 pesos. En el caso de la UAZ esta incurrió en un daño por 219 millones 430 mil pesos, mediante un convenio con la SAGARPA para operar el Programa de Productividad y Competitividad Agroalimentaria en 36 proyectos, donde la Universidad subcontrató a 16 empresas para este fin, por lo que la ASF pidió a la contraloría interna de la Universidad iniciar un procedimiento administrativo para sancionar a los funcionarios que mintieron para obtener el contrato sin tener capacidad para realizar los trabajos. Esta historia ya fue conocida y publicada, sin embargo, es necesario hacer remembranza de esto para reactivar el tema y evitar se cometan más actos de esta índole.

El informe de la cuenta pública 2015, presentado en febrero de este año, reveló que cuatro universidades incurrieron en un probable daño patrimonial ya mencionado al aplicar este modus operandi –-contratos a terceros–, los otros casos fueron los siguientes: la Universidad Técnica del Sur de México realizo contratos por 136 millones 85 mil 226 para coadyuvar con las actividades de la Cruzada Nacional contra el Hambre y la política social de nueva generación, donde esta universidad no tenía personal idóneo para realizar dichas actividades. Otra Universidad es la Universidad Politécnica de Texcoco con trabajos relacionados con el FAIS, el desfalco fue de 156 millones 505 mil 576 pesos. Otro caso; la Universidad Tecnológica de Nezahualcóyotl también firmó un convenio con la Sedesol por 319 millones 121 mil 103 pesos similar al que signó, por su parte, la Universidad Politécnica de Texcoco, de hecho, contrataron a la misma empresa llamada Grupo Corporativo Integral Vazme para cometer el ilícito. Todo lo anterior nos preocupa demasiado, puesto que las Universidades son organismos donde aún no se exhibía casos de corrupción y por los tanto la ciudadanía confiaba plenamente en el buen ejercicio de los recursos públicos provenientes del bolsillo de los contribuyentes, esto nos lleva a la siguiente reflexión: si no es aceptable la corrupción en organismos públicos administrativos — gobiernos de todos los niveles– mucho menos lo es en Universidades donde se “supone” labora la clase intelectual, que debiera de tener valores éticos a toda prueba, máxime que siempre ha sido el sector más crítico sobre la corrupción en los sectores políticos y públicos como lo es el propio gobierno, es necesario que toda la comunidad universitaria alce la voz y exija se retomen los valores de las instituciones educativas y exija que la trasparencia y la rendición de cuentas sean un hecho y se apliquen medidas sancionadoras más estrictas en estos entes de conocimiento y ciencia. Para Reflexionar

© 2017 MALDONADETTI

Copyright 2007 Maldonadetti Trust Inc. Ltd | Política de Reserva | Escríbenos | Trabaja con nosotros