Lunes, Noviembre 20, 2017

Texcoco Hoy
Muerte en carreteras de la región

MTI/ Texcoco Mass Media/Juan Gabriel Cuevas P./Patricia Acosta
Publicada: Septiembre 12, 2017

Accidente y muerte en la carretera Calpulalpan - Texcoco. @alertasurbanas//TEXCOCO PHOTO

TEXCOCO.- Muerte, desolación, indignación, protesta, no sirve, no funciona en un país donde la corrupción ha sentado sus reales. “De nada sirven los muertos” dice doña Esperanza, aquella mujer robusta que hace más de dos años sufrió la pérdida de su esposo,  cuando un tráiler se quedó sin frenos y embistió una camioneta de transporte en el que viajaba. Ahí quedó.

Hubo protestas, cierre de carretera, promesas, policías. Entonces el que era alcalde de Tepetlaoxtoc, priista, cual homosexual reprimido, se escondió en el closet de la alcaldía para no exigir al gobierno mayor seguridad. Como comadreja hablaba nervioso con los mandos policíacos que trataban de convencer a los indignados pobladores de abrir la carretera. Lograron entonces se abriera una rampa para contener los tráileres y todo tipo de vehículo que no tuviera frenos. Al tiempo más accidentes, ya no por la falta de frenos, sino por el exceso de velocidad de los camiones, que están ahora al servicio del relleno de lo que fuera el vaso del Lago de Texcoco. Más muertos, más discapacitados, más secuelas y dolor a los familiares de los accidentados. No pasa nada. Los choferes de los camiones no respetan ninguna ley, norma o reglamento. Les vale madres!!!

La mañana de este lunes, 11 de septiembre, cobró la góndola de un tráiler la vida de un menor de edad, una mujer y dejo varias personas lesionadas. “Una vida es mucho”, dijo hace poco tiempo Gerardo Ruiz Esparza, secretario de comunicaciones y transportes del gobierno federal; pese a esas declaraciones, a la promesa de tener mayor vigilancia para que los conductores respeten los mínimos de seguridad, como es que estén en condiciones optimas el estado de sus unidades, respeten el límite de velocidad; y ellos, estén en condiciones físicas y mentales aptos para desempeñar su trabajo, nadie realiza esa vigilancia, ninguna autoridad ni federal, ni estatal, y menos municipal, realiza esa tares, cuando menos alguien debe reportar a la autoridad federal que ocurre, que sucede, en que peligro están los conductores de automóviles y camionetas, privadas o de transporte público y otros automotores.

Los mandos de la Policía Federal han asegurado que existen los elementos para sancionar de manera enérgica a quien infrinja las leyes y reglamentos respectivas, eso es en el discurso, la realidad es otra.

Empresarios que explotan las minas de la región Texcoco – Teotihuacan, afirman que ellos tienen un convenio con la autoridad para no ser sancionados, debido a la necesidad que tiene el gobierno federal, a través de las empresas contratistas, de terminar lo planeado del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) en el 2018, antes de que concluya su mandato el presidente Enrique Peña Nieto.

Lo anterior se puede corroborar, al observar la cantidad de tráileres y camiones de volteo que suministran material pétreo a la obra magna del sexenio peñanietista, que circulan sin placas, sin lona para no arrojar piedras al pavimento que dañan otros vehículos, a exceso de velocidad, sin que los patrulleros de la policía federal y la policías de tránsito estatal y, en el caso de Texcoco, municipal, sancionen a los conductores por el incumplimiento a la reglamentación.

En las carreteras de la región Texcoco – Teotihuacan. La policía solo observa y se ensaña con automovilistas o campesinos que transportan mercancía o arreos de trabajo, nunca con los conductores de tráileres y camiones donde acecha la muerte y asoma la desgracia.

Es el México violento, el de la corrupción, el de la impunidad, el de ¡me vale madres!

Es el Texcoco del 12 de septiembre de 2017.

© 2017 MALDONADETTI

Copyright 2007 Maldonadetti Trust Inc. Ltd | Política de Reserva | Escríbenos | Trabaja con nosotros