Domingo, Septiembre 24, 2017

Doble Fondo
Gracias, Dr. Mancera, "maybe next time"…
Juan Pablo Becerra-Acosta

MTI/ Milenio/Juan Pablo Becerra-Acosta
Publicada: Septiembre 11, 2017

TEXCOCO.- Hace casi un año (19 de septiembre de 2016), publiqué en este espacio un texto relativo al Presidente: “¿Qué les hizo Peña Nieto, que lo repudian así?”. Ahí planteé lo que, según yo, generó su tumba desaprobatoria: ningún hilo negro, fue la casa blanca: http://www.milenio.com/firmas/juan_pablo_becerra-acosta/hizo-Pena-Nieto-repudian_18_814298588.html

¿Cuál fue la casa blanca de Miguel Ángel Mancera? No tiene ningún escándalo de corrupción, que yo sepa. No he visto nada relacionado con desvíos de recursos o conflictos de intereses. Sus políticas públicas en general son liberales. ¿Qué pasó?

En 2015 les di una teoría a tres de sus fans y a un par de miembros de su inner circle. Esta ciudad, mayoritariamente pejista, se sentía humillada luego de la derrota de AMLO en 2012. Odiaban los chilangos a Peña Nieto. Una vez entronado en el poder, Mancera estuvo cerca del Presidente, institucionalmente cerca, lo cual era comprensible, pero tuvo un costo enorme para él, porque nunca marcó una agenda opositora que lo diferenciara del priista. Nada. Ni un milímetro. Cuando lo empezó a hacer, años después, ya era muy tarde: todo lo malo que pasaba aquí era culpa de él.

Hoy observo sus spots: “Cinco años de hechos, no de política”. Dr. Mancera dice que no quiere ser político, sino abogado; que no ha querido ser político este tiempo, sino el hombre que corre en las mañanas, que anda en camiseta y que hace cosas para los demás. “Un balance de cinco años de hechos, no de política”, pide.

Esperemos que no se le haya colado un gen, un chip priista, y ahora se ponga intolerante ante la crítica, porque en sus spots alaba el disenso, pero bueno, justamente ahí, en eso de los hechos, está el problema: se equivocó. Esto no es un asunto de hechos, es un asunto de política. Para llegar a la Presidencia se requiere de política, política y más política, dirían los viejos. El Dr. Mancera podrá presumir hechos, hechos y más obras, pero falló: CdMx es política, pura política y nada más que política. Y grilla, que no es lo mismo.

Quizá me equivoco y algo peculiar suceda en el frente, esa cosa rara entre panistas y perredistas, y elijan a Mancera; quizá se desbarranque López Obrador cuando se tropiece con él mismo, como suele ocurrirle en campaña; tal vez, desechado lo del frente, Margarita cargue con los pasivos del sexenio de Calderón; o Anaya exhiba que se ve muy verde, incluso cuando resulta muy hábil; podría ser que el primer dedazo de Peña Nieto, el de Meade, o su carta secreta, Nuño, se frustren, y el PRI vuelva al tercer lugar de Madrazo, con Eruviel; quizá todos los astros confluyan a favor del Jefe y el odio chilango se esfume ante una súbita y milagrosa aprobación lejos de este altiplano, pero lo dudo.

Creo que en política, Dr. Mancera, se equivocó: eso de venderse ahora como el no-político, cuando desde hace mucho fue etiquetado como un hombre sistémico, he ahí la muestra de su pifia. Lo de outsider es un puesto ocupado por El Peje. Y lo de independiente, ya no hay nada qué hacer con eso: El Bronco se encargó de hacer añicos el sueño, junto a dos que tres ególatras. Con una creativa y firme actitud opositora, sin llegar a las rupturas pejistas, eso del no-político lo tuvo que haber hecho desde el día uno, desde el principio, para diferenciarse de Peña Nieto. Y, de paso, para ganarle el espacio a López Obrador.

Así que, salvo que me equivoque, sorry, Dr. Mancera, ahí para la otra…

jpbecerra.acosta@milenio.com
Twitter: @jpbecerraacosta

© 2017 MALDONADETTI

Copyright 2007 Maldonadetti Trust Inc. Ltd | Política de Reserva | Escríbenos | Trabaja con nosotros