Domingo, Septiembre 24, 2017

Texcoco hace 466 años recibió el título de ciudad

MTI Texcoco Mass Media/Claudia Gutiérrez
Publicada: Septiembre 09, 2017

Parte del Escudo de armas de Texcoco.INAH//Mediateca//TEXCOCO PHOTO

Agrandar esta imagen

Presidencia del municipio de TExcoco.TEXCOCO PHOTO

TEXCOCO, México.- (Texcoco Press).- La historia del municipio de Texcoco es amplia y compleja, por momentos hay documentos que recuerdan el pasado y luego son solo voces las que susurran cuentos o leyendas que terminan en nostalgia por la importancia que ha tenido el municipio en diversos aspectos de la vida nacional; el Cacique indígena don Fernando Pimentel y Alvarado pidió el título de ciudad al emperador Carlos V de Alemania y I de España y un escudo de armas que fueron otorgados el 9 de septiembre de 1551.

Hoy a 466 años de ese hecho vale la pena recordar el hecho histórico y con ello indagar un poco sobre la casta, el cacicazgo indígena que fue la razón de la entrega de un escudo de armas y el título de ciudad a una villa de la Nueva España; a la muerte de Nezahualpilli en 1516, hijo sucesor de Nezahualcóyotl, el linaje real estuvo marcado por la violencia y separación, además con la conquista realizada por Hernán Cortez varios descendientes murieron dejando como único soberano a Ixtlilxóchitl.

Pero Ixtlilxóchitl no fue el único hijo de Nezahualpilli que sobrevivió a la conquista y la peste; don Antonio Pimentel o Antonio Pimentel Tlahuelitzin antes de morir dejo un testamento donde nombra a su sobrino Hernando Velázquez como heredero del linaje para evitar que se pierda la sangre de Nezahualcóyotl, “dejo a mi sucesor para que vaya produciendo aquí el linaje de Señores y cuide de los Tescucanos” puede leerse en fragmentos del testamento guardado en el Palacio de Lecumberri.

Sobre dicho documento hay investigadores que dudan de su autenticidad pero en la historia marcan un antecedente para saber que don Fernando Pimentel fue parte del linaje y su posición como cacique permitió pedir al emperador Carlos V el título de ciudad para su patria y un escudo de armas, mismo que resalta la imagen de Acolmiztli-Nezahualcóyotl como gran gobernante de Texcoco.

El escudo de armas tiene un sinfín de interpretaciones por cada imagen que lo compone resaltando la cabeza de un coyote que simboliza al rey chichimeca de la región, al centro una cueva que representa el origen de las 7 tribus que se asentaron en la cuenca del Valle, civilizaciones que fueron tributarias a Texcoco, además de un cerro que se cree es el Tetzcutzinco y jarillas que crecen sobre él.

Cabe resaltar que contar con un escudo de armas durante la época de la Nueva España representaba un gran poder para las ciudades y sus gobernantes, con más importancia en costumbres europeas que para los indígenas; aunque en el país se estima que son 3 ciudades las que incorporaron elementos indígenas para que los nativos pudieran entender en sus escudos, siendo Texcoco parte de ellas y exponiendo que fue de los primero lugares donde se aprendió el castellano utilizando dibujos hechor por tlacuilos.

© 2017 MALDONADETTI

Copyright 2007 Maldonadetti Trust Inc. Ltd | Política de Reserva | Escríbenos | Trabaja con nosotros