Viernes, Septiembre 22, 2017

Texcoco: Vivir para contarla
Sara Aguirre de Celis. In memoriam
Nicolás Maldonado Meraz

Nicolás Maldonado Meraz para Alianzatex
Publicada: Agosto 14, 2017

Sara Aguirre de Celis, dejó de existir el 12 de agosto de 2017. R.I.P. TEXCOCO PHOTO

TEXCOCO.- El retorno de doña Sara Aguirre de Celis a la Casa del Padre Eterno, ha enlutado las familias texcocanas que vivieron de cerca la cotidianidad citadina en los últimos cincuenta años del Siglo XX.

Sara Aguirre de Celis. Sarita, como familiarmente le llamamos desde siempre, esposa del médico Juan Manuel Celis Ponce, quien rindió tributo a la vida el 29 de agosto de 2015, se distinguió por su sobriedad, elegancia, carácter dulce y amable y su divina sonrisa que alegraba al más triste o melancólico.

Sarita, compañera de la vida del médico con quien forjó una familia compuesta por cuatro hijos, todos destacados en algún de los muchos campos del quehacer humano. Juan Manuel,  y Héctor, campeones nacionales de squash, y éste último, mundial en una de las categorías de ese deporte. Claudia y Patricia; aquella, escritora de enorme éxito y ésta, gestora cultural y social.

La señora Celis, como la llamábamos en la infancia, siempre tuvo palabras de aliento para los chicos del colegio a nuestro paso por la casona de la calle Zaragoza, hoy 2 de Marzo. Años más tarde en los encuentros de squash en aquel solar, siempre nos dispensó su afecto y cariño. Una mujer que a lado de su esposo Juan Manuel, a quien cariñosamente le llamamos Nito, nos abrían la puerta antes de tocarla.

El recuerdo agolpa la memoria. Sarita, elegante anfitriona, no pocas veces nos dispensó viandas de exquisita factura y mejor sazón. Mujer de su tiempo, cultivó el amor por los suyos, y la amistad y compresión fueron su divisa para sus amigos y los de su familia.

Mujer mesurada de finas maneras, de buen decir y de sentimiento noble, lo que la llevó con su energía y riqueza interior a dedicarle tiempo a otras personas.

El 12 de agosto hacía la tarde noche, cerró sus ojos doña Sara Aguirre de Celis, para retornar a la Casa del Padre Eterno, daba por terminado su peregrinar por estas tierras de Dios.

Hasta siempre Sarita. Hasta siempre.

Requiescat in pace

© 2017 MALDONADETTI

Copyright 2007 Maldonadetti Trust Inc. Ltd | Política de Reserva | Escríbenos | Trabaja con nosotros