Sábado, Septiembre 23, 2017

Texcoco Análisis
Acta de unificación o pacto de Sabinas, Coahuila
Antonio Huerta Paniagua

MTI/ Texcoco Mass Media/Antonio Huerta Paniagua
Publicada: Julio 24, 2017

En la plaza de Sabinas, Coahuila, el 28 de julio de 1920. FOTO TLAMATQUI//TEXCOCO PHOTO

TEXCOCO.- El Pacto de Sabinas fue un acuerdo firmado entre el gobierno de Adolfo de la Huerta y el estrictamente último revolucionario en pie de guerra de la Revolución Mexicana: Francisco Villa (Doroteo Arango Arámbula), y en el que este último acepta deponer las armas.

A finales de 1919 y principios de la década de los años 20, obviamente que del siglo pasado, los resultados de la lucha armada de la Revolución Mexicana definían ya claramente a los vencedores (los sonorenses); así mismo, se delineaba el modelo sociopolítico y económico que adoptaría la Nación. Y con respecto a los líderes y luchadores: Zapata había sido asesinado el 10 de abril de 1919 y Carranza el 21 de mayo de 1920, pero con Villa, las cosas no concluyeron así de inmediato y el intento de asesinarlo en Valle de Ignacio Allende, Chihuahua, fracasó.

Así las cosas, Francisco Villa, francamente derrotado y ya en una etapa de guerrillero, decide dejar las armas e inician las negociaciones con el Gobierno Federal. Era entonces presidente de la República Adolfo de la Huerta, quien nombra al ingeniero Elías Torres como su representante para que negociar la paz con Francisco Villa. Torres contactó en Chihuahua a Villa, quien aceptó las propuestas, pero al no encontrar las condiciones idóneas en esa entidad, elige una posición que de alguna manera le diera ventajas en dichas negociaciones. Entonces, se dirige a Sabinas, Coahuila, entonces importante nudo ferroviario y paso del carbón para las locomotoras de entonces. Villa experimentó la amarga experiencia de no haber podido dirigirse a la capital del país después de la Toma de Zacatecas por el bloqueo que Carranza le hizo del carbón y así sus trenes y así no poder mover a sus tropas. Con esa idea, es que Villa elige Sabinas para las negociaciones.

Villa sale de Parral, Chihuahua, y a marchas forzadas cruza a caballo el desértico Bolsón de Mapimí, en pleno verano. El 27 de julio de 1920, a las 5:00 de la mañana, llega de improviso a Sabinas por el camino viejo que conducía al mineral de Las Esperanzas, cruza el río Sabinas, y toma por sorpresa el cuartel militar. Además, ordena levantar las vías férreas, colocar “bombillos” en las bocas de las minas y para la producción de carbón. Posteriormente, desde el cuartel militar, le envió un telegrama al presidente de la Huerta explicándole sus acciones e invitándolo a una conferencia de paz. Adolfo de la Huerta, congruente con su política de pacificación: “Cambiemos balas por palabras”, envía a Sabinas al general Eugenio Martínez, quien estaba en Torreón, y juntos con Villa levantaron un acta al día siguiente en la que acuerdan que Francisco Villa se retirara a la vida privada:

Sabinas Coahuila, 28 de julio de 1920

En la plaza de Sabinas, Coahuila, siendo las once de la mañana del día veintiocho de julio de mil novecientos veinte, los que suscribimos, generales Francisco Villa y Eugenio Martínez, hacemos constar:

Que después de haber celebrado amplias conferencias a fin de consolidar la paz en los Estados Unidos Mexicanos, hemos llegado a un acuerdo cordial y satisfactorio, aceptándose por el primero, en nombre propio y el de sus fuerzas, las bases que le propuso el Ejecutivo de la Unión, por conducto del segundo, que a continuación se expresan:

Primera. El general Villa depone las armas para retirarse a la vida privada.

Segunda. El Ejecutivo de la Unión cederá en propiedad y con los requisitos legales al señor general Villa la hacienda Canutillo, ubicada en el estado de Durango, haciéndole entrega de los títulos traslativos de dominio. En dicha hacienda deberá tener su residencia el general Villa.

Tercera. En el mencionado lugar tendrá el señor general Villa una escolta formada por cincuenta hombres de su confianza, que él mismo designará y que dependerá de la Secretaría de Guerra y Marina, pagándosele los haberes correspondientes. Dicha escolta no podrá ser removida ni podrá distraérsele de su único objeto que es el de la seguridad personal del referido general.

Cuarta. A las demás personas que forman actualmente parte de las fuerzas del general Villa, entendiéndose tanto los presentes en esta plaza como los que en distintos lugares se encuentran cumpliendo comisiones que les ha conferido el señor general Villa, se les dará por el gobierno el importe de un año de haberes según el grado que ostenten a la fecha. Además, se les darán tierras en propiedad en el lugar que indiquen los interesados, para que en ellas se dediquen a trabajar.

Quinta. A las personas que deseen continuar en la carrera de las armas se les incorporará en el Ejército Nacional.

El señor general Villa protesta bajo su palabra de honor no tomar las armas en contra del gobierno constituido, ni en contra de sus compatriotas. Por su parte, el señor general Martínez protesta, en la misma forma, velar con lealtad porque las bases anteriores sean puntualmente cumplidas y porque el señor general Villa y las personas que han constituido sus fuerzas gocen en general de garantías efectivas.

Para constancia, se levanta la presente, firmando ambos de conformidad, a fin de que quede garantizado el cumplimiento de lo estipulado.

Nota. Los CC. generales, jefes, oficiales y tropa que pertenecen a las fuerzas que comanda el C. general Villa son como sigue:

Un general de División, un general de Brigada, siete brigadieres, veintitrés coroneles, veinticinco tenientes coroneles, treinta y tres mayores, cincuenta y dos capitanes primeros, treinta y tres capitanes segundos, treinta y cuatro tenientes, cuarenta y un subtenientes, treinta y un sargentos primeros, treinta y tres sargentos segundos, catorce cabos y cuatrocientos ochenta soldados.

General de División Eugenio Martínez

General de División Francisco Villa

Además de lo anterior, se acordó que el desarme efectivo de las fuerzas villistas se realizaría en La Hacienda de Tlahualilo, Durango. Este documento fue firmado en la casa ubicada en la Avenida Reforma número 60, en donde se instaló una extensión telegráfica.

Después de aceptar y firmar el pacto, Villa, recibió en propiedad el Rancho de Canutillo con 25 mil hectáreas, muy cerca de Hidalgo del Parral, Chihuahua, y lo estuvo explotando con sus compañeros de la División del Norte. Pero no duró mucho esa pacífica y productiva etapa. El General Villa hizo unas declaraciones que inquietaron, políticamente hablando, a las cúpulas políticas al momento de la sucesión presidencial en la que Calles era el candidato oficial, y fue asesinado el 20 de julio de 1923 en Hidalgo del Parral, Chihuahua, cuando se dirigía a una fiesta familiar.

© 2017 MALDONADETTI

Copyright 2007 Maldonadetti Trust Inc. Ltd | Política de Reserva | Escríbenos | Trabaja con nosotros