Miércoles, Junio 28, 2017

Texcoco pasan desapercibidos relojes en espacios públicos

MTI/ Texcoco Mass Media/Claudia Gutiérrez
Publicada: Mayo 19, 2017

Reloj en el portal Independencia de Texcoco, México. TEXCOCO PHOTO

Agrandar esta imagen

Reloj que no funciona en el jardín municipal de Texcoco, México. TEXCOCO PHOTO

TEXCOCO, México.- (Texcoco Press).- Caminar por la tarde en el jardín de Texcoco entre tantos sonidos a lo lejos se logra escuchar parte de la Novena Sinfonía de Ludwing Van Beethoven compuesta en 1793, pocos prestan atención y se pierde con el viento, pero dicho sonido indica el funcionamiento del reloj que marca las 7 de la tarde aunque sean las 6 y que se encuentra en la parte central de los arcos de los portales.

La necesidad de medir el tiempo es parte de la naturaleza humana, desde las primeras culturas establecidas en el mundo contar el modo en que llegaban los días y las noches, se volvió fundamental para concebir la existencia y como método para organizar las actividades que poco a poco fueron transformando el mundo hasta ser el que hoy conocemos.

En las culturas prehispánicas la medición del tiempo podía verse en la colocación y forma de los templos, además de que implementaban el uso de reloj de sol o de luna, en los cuales marcaban 4 horas definidas el amanecer, medio día, atardecer y media noche; seguido del estudio del movimiento de los astros para las estaciones.

En los conventos de la nueva España, se colocaban relojes de sol para enseñar los números y las horas, se considera que el primer reloj mecánico en territorio nacional  llego en 1530 a una orden franciscana en el estado de Morelos proveniente de Carlos V para Hernán Cortes.

El municipio de Texcoco muestra la hora con campanadas de la Parroquia de San Antonio de Padua, además del reloj colocado en la zona de los portales que suena pero pocos voltean a verlo, todo eso cuando funciona porque hay momentos que se olvidan de su mantenimiento y queda enterrado en el mismo tiempo.

Actualmente dicho reloj no marca la hora indicada, se le dio mantenimiento y cuenta con el nombre de la empresa que lo reparo, la empresa Olvera que se ha dedicado desde hace 100 años al ramo de la relojería y tiene su sede en el estado de Puebla, pero la poca atención brindada lo relegan al olvido.

A esto hay que agregar que como parte de la renovación de lámparas, en la zona jardín se colocaron dos relojes, de los cuales solo uno existe y que marca la hora de algún momento que no coincide con la real.

Los relojes son un objeto que buscan permanecer a pesar de la innovación tecnológica que existe, ahora cuando alguien pregunta qué hora es, es fácil sacar el teléfono móvil y responder; poco son quienes actualmente pueden saber la hora marcada en un reloj de manecillas y los adultos mayores son quienes con nostalgia guardan dichos objetos con aprecio del tiempo que paso, pasa y pasara.

© 2017 MALDONADETTI

Copyright 2007 Maldonadetti Trust Inc. Ltd | Política de Reserva | Escríbenos | Trabaja con nosotros