Domingo, Julio 23, 2017

Pensamiento histórico
La irracionalidad del neoliberalismo
Alejandro Francisco Gutiérrez Carmona

MTI/ Texcoco Mass Media/Alejandro Francisco Gutiérrez Carmona
Publicada: Mayo 15, 2017

TEXCOCO / TLAXCALA.- Después de la Guerra Fría y con la caída del Muro de Berlín en 1989 sólo hubo un sistema económico que se instauró en todo el planeta, ese sistema fue el capitalismo. Un sistema que estuvo abanderado desde el punto de vista jurídico como el liberalismo. Los países que se habían convertido en fábricas del mundo eran: Gran Bretaña y los Estados Unidos. Dichas potencias económicas impusieron su concepción de mundo a partir del desarrollo tecnológico e industrial. 

De ahora en adelante todo el mundo se empezó a industrializar, algunos países más que otros, pero todo dependía de la lógica del mercado y de los dictámenes institucionales de las grandes potencias. El incremento de fábricas fue abismal y lógicamente con ello incremento el capital, los empresarios y los trabajadores. La palabra emprendedor se puso de moda y varias instituciones educativas la fomentaron.

El neoliberalismo del siglo XXI es la forma moderna del liberalismo que permite una intervención moderada del Estado en los asuntos económicos. Los empresarios son los que realmente tienen el poder para dirigir a las sociedades. No causa extrañeza que algunos  políticos sólo son intermediarios de los empresarios. Sin embargo, dicho sistema económico neoliberal tiene una serie de contradicciones o irracionalidades que se reflejan en algunos ejemplos que mencionare.

El primer ejemplo es el del fetiche de la mercancía que Marx estudió arduamente. El incremento de dicho fetiche se incrustó en la mente del ser humano para quedarse ahí. Las mercancías funcionan como potencializadores de la psique que brindan satisfacción. Las necesidades se han convertido en lujos innecesarios, por ejemplo, la gente que compra 20 o más  yates en diversas partes del mundo en lugar de utilizar uno para incrementar la pesca y alimentar a miles de pobres.

Otro ejemplo, es el incremento del crédito para satisfacer el consumo, personas que adquieren mercancías a costa del endeudamiento, a veces eterno. Los espacios de ocio, como un campo de golf en lugar de utilizarlo como un sembradío de alimentos y de esta forma dárselo a los pobres. O que la recaudación de un mundial de futbol se destine a la construcción de viviendas dignas para los millones de pobres que habitan este planeta. Hay un sinfín de irracionalidades que proyecta este sistema, hay personas que están atrapadas por las modas sacrificando hasta una sana alimentación, por ejemplo, se piensa que consumir bebidas azucaradas es placentero y da estatus. Sin embargo, son productos altamente nocivos para la salud que están cobijados por móviles discursivos que se ven en los medios de comunicación. La gente se cree ese cuento y se convierten en férreos consumidores.

Detrás de una mercancía hay una lógica de consumo y una utilidad que se va a las arcas de los grandes empresarios. Este sistema económico cuenta con una serie de irracionalidades que responden, aunque suene paradójico, a una racionalidad. Es la razón del neoliberalismo la que se impone a pesar de que haya mucha incoherencia. Los empresarios se han convertido en las mentes que dirigen a la sociedad. Es por ello que dichas mentes deben de cambiar el rumbo de la lógica del mercado para equilibrar las irregularidades que ocurren en nuestra sociedad. Sin embargo, ellos son parte del sistema económico, son los funcionarios de la industria. Ellos tienen una lógica esencial, que saben lo que son y cuentan con una conciencia de clase muy sólida. Para ellos las personas se clasifican en primera, segunda, tercera, cuarta, quinta e incluso a muchas se les ve como animales. El sistema económico neoliberal es injusto y por ello es que debe ser transformado, pero eso sólo se alcanzará cuando entendamos y tomemos conciencia de lo que realmente somos.

Catedrático de la Universidad Autónoma de Tlaxcala y profesor externo de la Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Azcapotzalco.
Facebook: Alejandro Gutiérrez

© 2017 MALDONADETTI

Copyright 2007 Maldonadetti Trust Inc. Ltd | Política de Reserva | Escríbenos | Trabaja con nosotros