Sábado, Agosto 19, 2017

Los Santos niños de México a Fátima, “testigos de verdad”

MTI/ Texcoco Mass Media/Juan Gabriel Cuevas P.
Publicada: Abril 21, 2017

Los pastorcillos de Fátima Francisco yJGiacinta Marto y Lucia dos Santos. VATICAN//TEXCOCO PHOTO

  • El 15 de octubre serán santos tres indígenas adolescentes mexicanos y 30 mártires brasileños. El cardenal Amato: «Un signo para los niños y adolescentes objeto de explotación y cosificación»

CIUDAD DEL VATICANO.- (Texcoco Press).- A los 11 y a los 9 años, Francisco y Jacinta Marto, los dos “pastorinhos” analfabetas de Fátima a los que se les apareció la “Señora”, la Virgen María, en la Cova da Iria, probablemente no habrían imaginado que in día la Iglesia los habría proclamado Santos. Papa Francisco los canonizará el próximo 13 de mayo de 2017, en el centenario de las apariciones, en el que será el evento clave de su viaje a la pequeña ciudad portuguesa durante la gran misa en el Santuario.

El anuncio fue dado esta mañana por el Pontífice en un Consistorio ordinario público, durante el que fueron comunicadas oficialmente las fechas de canonización de otros Beatos. Además de Francisco y Jacinta, serán otros tres niños: los mexicanos Cristóbal, Antonio y Juan, que durante la primera evengelización de América se sumaron sin reservas a la fe cristiana y fueron martirizados por este motivo. El primero falleció en 1527 en manos de su padre, los otros dos en 1529, azotados por sus compatriotas de Tlaxcala. Desde hace siglos, los historiadores de la Iglesia mexicana los celebran como los “protomártires” no solo de México, sino de toda América Latina, “semillas” que hicieron que floreciera el cristianismo en el Nuevo Mundo.

Al recordar su luminoso testimonio, el Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, el cardenal Angelo Amato, quiso dedicar un pensamiento, durante el Consistorio, a todos los jóvenes que en la actualidad pagan su fe con la sangre.

«No sin una particular conmoción recordamos que cinco de los Beatos son niños y adolescentes», esto es muy significativo «en la historia de nuestros días, en los que los pequeños no raramente se convierten en objeto de explotación y de cosificación», subrayó el purpurado. Y afirmó que estos pequeños futuros santos son «testimonios de verdad y libertad, mensajeros de paz de una humanidad reconciliada en el amor».

La ceremonia de canonización de Cristóbal, Antonio y Juan se llevará a cabo el 15 de octubre en la Plaza San Pedro, junto con las de los sacerdotes Andrea de Soveral y Ambrogio Francesco Ferro, del laico Matteo Moreira y de 27 compañeros, todos martirizados en Brasil durante labárbara represión calvinista perpetrada por los holandeses en contra de la fe católica en 1645. Ese día serán proclamados santos (como se anunció hoy en el Consistorio) también el escolapio español Faustino Míguez, que fundó el Instituto Calasanciano de las Hijas de la Divina Pastora para educar a niñas pobres, y Angelo da Acri (Luca Antonio Falcone), profeso de la Orden de los Frailes Menores Capuchinos, que vivió a caballo entre los siglos XVII y XVII en el Reino de Nápoles, que se puso de parte de los débiles contra los abusos y las prepotencias de los potentes, castigando la corrupción y las injusticias sociales de su tiempo.

Se conocen diferentes detalles sobre las vidas de los dos “pastorcillos” y de su largo proceso que comenzó en 1952 y terminó en 1979, sobre todo gracias a los textos que escribió su prima Lucía dos Santos, consagrada dorotea que murió en 2005 a los 98 años y que pudo presenciar la beatificación de los dos hermanitos que presidió Juan Pablo II en el Santuario de Fátima el 13 de mayo de 2000, durante el gran Jubileo. En cambio, se sabe poco sobre las historias de los tres indígenas martirizados “in odium fidei”.

Los tres vivieron durante los primeros años del siglo XVI, cuando llegaron los misioneros franciscanos y dominicos a México, en el que dominaba el imperio azteca, con sus cultos y sacrificios practicados por una casta de sacerdotes que adoraba ídolos. Los evangelizadores condenaron estas costumbres paganas, a veces utilizando métodos drásticos, como la destrucción de templos e ídolos, y al mismo tiempo trabajaron para la promoción y la defensa de los indígenas. Esto fue uno de los factores que favorecieron el rápido desarrollo del cristianismo entre las poblaciones locales y esta también fue una de las causas que desencadenaron la persecución de los fieles al paganismo contra los evangelizadores.

La oleada de sangre y violencia que siguió arrolló a los tres jóvenes, educados en la escuela franciscana de Tlaxcala y asesinados en momentos y lugares diferentes por sus compatriotas. El primero fue “Cristobalito”, de 13 años, hijo predilecto del heredero del principal cacique Acxotécatl, quien, siguiendo el ejemplo de sus tres hermanos, pidió espontáneamente el Bautismo, eligiendo el nombre de Cristóbal. Se propuso convertir a su padre y lo exhortaba a cambiar de costumbres, a veces rompía los ídolos que había en su casa y trataba de llevar el Evangelio a sus familiares y conocidos. El hombre le rompió las articulaciones a su hijo con un bastón, pero él seguí a rezando hasta que fue arrojado a una hoguera. El cuerpo, incorrupto, fue sepultado primero en una habitación de la casa y un año más tarde fue llevado por los franciscanos al convento de Tlaxcala, y al final a la iglesia de Santa María.

También en Tlaxcala nacieron Antonio y Juan. El primero era nieto y heredero del cacique local, mientras que Juan, de condición humilde, era su siervo. Ambos fueron a la escuela de los franciscanos. En 1529 los dominicos decidieron fundar una misión en Oaxaca, por lo que le pidieron al director de la escuela que les indicara algunos chicos para que los acompañaran como intérpretes. Antonio y Juan, de 13 años, se propusieron inmediatamente. El grupo llegó a Tepeaca y los chicos ayudaron a los misioneros a recoger los ídolos. Después Antonio y Juan se trasladaron solos a Cuauhtinchán. Antonio entraba a las casas y Juan se quedaba en el umbral. Durante una de estas acciones, los indígenas los atacaron y golpearon a Juan tan fuerte que lo mataron en el acto. Antonio trató de ayudarlo pero los agresores también lo agredieron. Los frailes recobraron sus cadáveres y los sepultaron en Tepeaca, en una capilla. Juan Pablo II los proclamó Beatos el 6 de mayo de 1990 en la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe de la Ciudad de México, durante la ceremonia en la que también fue beatificado Juan Diego, el “mensajero” de la Virgen Morena.

También fue violento el fin que tuvo el jesuita brasileño Andre Soveral, martirizado a los 73 años en julio de 1645 en la capilla de la Virgen de las Velas en Cunhau (una de las dos únicas parroquias que existían en esa época en el Río Grande del Norte). Al final de una misa, una tropa de soldados holandeses calvinistas irrumpieron en la Iglesia, cerraron las puertas, torturaron al párroco y a los fieles inocentes, que eran principalmente obreros y campesinos. Unos meses después, el 3 de octubre, le tocó la misma suerte al padre Ambrosio Francisco Ferro, arrollado con sus parroquianos por el odio de los soldados holandeses y 200 indígenas en la Parroquia de la Virgen de la Presentación. Juan Pablo II los elevó a los altares el 5 de marzo de 2000.

VATICAN/SALVATORE CERNUZIO

© 2017 MALDONADETTI

Copyright 2007 Maldonadetti Trust Inc. Ltd | Política de Reserva | Escríbenos | Trabaja con nosotros