Domingo, Junio 25, 2017

Así aniquila Chechenia a sus homosexuales

MTI/ Texcoco Mass Media/Juan Gabriel Cuevas P.
Publicada: Abril 17, 2017

Dos hombres posan ante una mezquita de Grozny, capital de Chechenia, en abril de 2013. REUTERS//EL CONFIDENCIAL//TEXCOCO PHOTO

MOSCÚ.- (Texcoco Press).- Los homosexuales viven un infierno en Chechenia. Dos periodistas del diario ruso 'Novaya Gazeta' han acreditado la existencia de campos de concentración para este colectivo no reconocido. Allí son encerrados y torturados en cárceles secretas ubicadas en este territorio ruso. Desde finales de febrero más de cien "sospechosos" de ser gais han sido detenidos, algunos a plena luz del día, confinados en dos prisiones secretas de la república norcaucásica rusa.

El Gobierno de esta región, tras ser acusado de la muerte de tres hombres por su condición sexual, desmintió la información publicada por 'Novaya Gazeta' tachándola de imposible porque "en Chechenia no hay gais". Así respondió a Interfax Alvi Karimov, portavoz del líder checheno Ramzan Kadirov.

La homosexualidad sigue siendo un tabú en muchas de las sociedades musulmanas del Cáucaso. Pero esta vez los testimonios de las víctimas son espeluznantes, ya que hablan de apaleamientos, confinamientos en condiciones infrahumanas, descargas eléctricas, violaciones con botellas, e incluso asesinatos. Formalmente, Chechenia es parte de Rusia pero funciona casi como un Estado independiente donde se ha extendido la poligamia, las agresiones a las mujeres que no lleven hiyab y el derribo de las casas donde viven los familiares del los sospechosos por terrorismo. Todo ello sucede con la pasividad de Moscú.

El diario se basa en el testimonio de personas que escaparon: "Varias veces al día nos llevaban a un interrogatorio en el que nos golpeaban"El diario opositor acredita que el Gobierno checheno que dirige Ramzan Kadirov está llevando a cabo una "limpieza" contra toda inclinación sexual que no sea la "tradicional", utilizando formas violentas que van desde la petición de abandonar el país hasta el asesinato. Las autoridades se basaron en las redes sociales y en aquellas imágenes susceptibles de ser una "prueba" de la orientación homosexual.

El supuesto campo de concentración, una cárcel secreta cuya existencia no es oficial y que se esconde entre los muros aparentemente abandonados de un antiguo cuartel militar, estaría en Argún. El diario se basa en el testimonio de personas que aseguran haber escapado de allí y que relatan historias escalofriante a 'Novaya Gazeta': "Varias veces al día llevaban a un interrogatorio en el que nos golpeaban. La principal tarea es averiguar nuestra red de contactos, pues piensan que al ser detenidos por ser homosexuales toda nuestra red también lo es".

Golpes con objetos contundentes, escupitajos en la cara, vejaciones… Algunos detenidos incluso son maltratados hasta quedar KO. Todo para llevar a cabo una limpieza contra todo el colectivo homosexual. En UNA redada, en la que murieron al menos tres homosexuales, cien fueron detenidos.

"Todo esto que se está conociendo coincide con los informes que hemos recibido de parte de fuentes fiables, muchas de ellas sobre el terreno", explica Tanya Loshkina, directora de proyectos de Human Rights Watch. "No tenemos ninguna duda de que estos acontecimientos han ocurrido". Desde Novaya Gazeta confirman que desde la publicación del reportaje están recibiendo amenazas.

Las "operaciones de limpieza preventiva", nombre extraoficial para estas redadas, empezaron después de que el grupo activista GayRussia pidiera permiso para celebrar desfiles del Orgullo por varias ciudades del Cáucaso Norte. Todo ello desencadenó una campaña antigay en toda la región caucásica. Ahora una organización que lucha por los derechos del colectivo LGTB en San Petersburgo ha creado un servicio de atención anónimo para las personas que necesiten ayuda para ser evacuadas de Chechenia. “Lo más grave es que incluso la disidencia que hay en Chechenia está a favor del acoso a los gais, no tienen escapatoria”, explica un activista que ha trabajado en la zona y prefiere no revelar su identidad.

El problema es que quienes se libran de la detención por falta de pruebas se encuentran después con el abandono de la propia familia, que ante la mínima duda prefiere repudiarles. Para el Gobierno de Grozny todo es mucho más sencillo: no hay gais en Chechenia. "Si hubiera gente así, las fuerzas de la ley no tendrían que preocuparse por ellos, porque sus propias familias se encargarían de mandarles a un lugar del que jamás regresarían", ha dicho el Gobierno checheno. Ahora los periodistas del diario temen por su vida. Los líderes religiosos de Chechenia han lanzado una condena pública contra ellos por revelar estos abusos.

EL CONFIDENCIAL/JAVIER C. ESCALERA

© 2017 MALDONADETTI

Copyright 2007 Maldonadetti Trust Inc. Ltd | Política de Reserva | Escríbenos | Trabaja con nosotros