Domingo, Abril 23, 2017

En consideración de...
India y México
Julio Faesler

MTI/ Excelsior/Julio Faesler
Publicada: Marzo 18, 2017

  • El primer ministro de la India, Narendra Modi, es líder de uno de los países más importantes del mundo. Lo es, no sólo por su población de más de mil 200 millones, sino porque su progreso socioeconómico lo ha situado como una potencia dominante en Asia al lado de China.

TEXCOCO.- Su estratégica ubicación le impone una especial responsabilidad en sus mares al sur, por los que pasa más del 40 por ciento de la carga marítima mundial. La vigilancia de los mares índicos para asegurar la libertad de tránsito es asunto de gran importancia. La marina india vigila las aguas que abarcan desde los estrechos de Malasia pasando por las islas Nicobar donde la piratería organizada es un serio peligro.

Hoy en día, la India, con sus ancestrales relaciones culturales y económicas con los países de Asia central, cobra importancia para los países de la antigua ruta de la seda, camino por tierra de los fabulosos intercambios entre China, India y el mediterráneo europeo. No se trata ya de los lujosos textiles, perfumes, labrados y especias. Hoy se trata de los recursos mineros, petroleros y agrícolas que Afganistán, Azerbaiyán, Kirguistán, Kazajistán y otras naciones del área ofrecen al mundo industrial. El papel de la India como presencia de equilibrio en las regiones vecinas al norte es factor de importancia.

En lo económico, la India como potencia agropecuaria, industrial y tecnológica tiene significado para nosotros. Los intercambios económicos con México alcanzaron el año pasado seis mil millones de dólares constituidos por importaciones indias de productos mexicanos por dos mil millones donde el 75% es petróleo y donde somos el tercer proveedor en importancia. Nosotros compramos productos indios por cuatro mil millones de dólares.

Más de 65 empresas indias trabajan en México en los rubros farmacéutico, de automotores, químico, textil y de tecnología informática. Por el momento, unas 15 mexicanas operan en India, destacándose en alimentos y salas de exhibición cinematográfica.

Las dinámicas clases medias de más del 30% de cada una de sus economías hacen que las perspectivas de mayores intercambios sean muy atractivas para la gran variedad de artículos primarios, manufacturados y tecnológicos que nos podemos vender. El que la India tenga un régimen aduanal más exigente subraya la conveniencia de negociar un convenio comercial lo antes posible, tal y como se mencionó en la reunión de alto nivel celebrada ayer en esta ciudad a iniciativa de la Embajada de la India, la Confederación de Industrias Indias y nuestro Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior (COMCE).

Fue precisamente en dicha reunión que, al mencionarse el número cada vez mayor de empresas indias y mexicanas que han abierto operaciones en ambos países, se enfatizó el que las relaciones económicas no deben detenerse en el nivel de simple presencia de empresas que operan sin participación accionaria del país huésped.

El que las empresas indias establecidas en nuestro país no tengan socios mexicanos es tan inadecuado como que las mexicanas que van a la India sin intención de incluir socios locales en su estructura. Ir a un país extranjero sin imbricarse con la comunidad empresarial local no es ni recomendable ni inteligente. Los negocios no pueden hacerse a plenitud sin conocer directa y personalmente los agentes y las autoridades, las circunstancias y motivaciones que mueven al país a donde se va.

México e India estamos empeñados en extender nuestros mercados exteriores. Cada uno tiene sus propias razones para ello. India aspira a vincularse más con sus mercados regionales y está negociando con China y al menos diez naciones más su participación en el gran tratado RECEP. A nosotros nos urge encontrar nuevos mercados que complementen, o sustituyan, los del TLCAN.

Hay que aprovechar esta coincidencia de propósitos. Los hombres de negocios mexicanos tienen que llevar sus proyectos mucho más allá del conocido mercado norteamericano amenazado por las anunciadas políticas del nuevo gobierno en Washington.

Los altos funcionarios de India, empezando por el primer ministro Narendra Modi y los responsables de Economía, ya han venido a México en los meses pasados. La visita a la India del presidente Peña Nieto está programada para este mismo año. Los políticos promueven una  mayor relación. Pero si no hay una voluntad firme por parte de los empresarios de ambos países de realizar estas oportunidades, creando verdaderas sociedades y no sólo inversiones sin socios locales, las visitas oficiales, por muy altas que sean en jerarquía, no pasarán de ser meros protocolos sin sustento real.

© 2017 MALDONADETTI

Copyright 2007 Maldonadetti Trust Inc. Ltd | Política de Reserva | Escríbenos | Trabaja con nosotros