Jueves, Diciembre 14, 2017

"Ayuno verdadero es ayudar a los otros

Gabriel Cuevas para Alianzatex
Publicada: Marzo 03, 2017

Francisco. ANSA//TEXCOCO PHOTO

CIUDAD DEL VATICANO.- (Texcoco Press).- El verdadero ayuno es socorrer al prójimo, el falso mezcla la religiosidad con los negocios sucios y los "sobornos de la vanidad", dijo hoy el Papa en la misa matinal de la Casa de Santa Marta en el Vaticano, difundida por RadioVaticana.

    El Señor pide un ayuno verdadero, atento al prójimo, "el otro es el ayuno hipócrita, que es la palabra que tanto emplea Jesús, es un ayuno para hacerme ver o para sentirme justo, pero a la vez cometo injusticias, no soy justo, exploto a la gente", dijo en la homilía.

    "'Pero soy generoso, hago una buena donación a la Iglesia', afirmas. Pero dime, ¿le pagas lo justo a tus empleadas domésticas? ¿A tus trabajadores les pagas en negro o les pagas cómo dice la ley para que puedan dar de comer a sus hijos?", instó Francisco.

    El Papa recordó una anécdota sucedida después de la Segunda Guerra Mundial al padre jesuita Pedro Arrupe, cuando era misionero en Japón.

    Un rico hombre de negocios le realizó al párroco una donación para sus actividades evangélicas, pero para hacerlo llevó consigo a un fotógrafo y un periodista para difundirlo. Al revisar Arrupe el sobre entregado por el empresario halló dentro apenas diez dólares.

    "Esto es lo mismo que nosotros hacemos cuando no le pagamos lo justo a nuestra gente. Nosotros tomamos de nuestras penitencias, de nuestros gestos de plegaria, de ayuno, de limosna, tomamos un soborno: el de la vanidad, el de hacernos ver. Y esto no es autenticidad sino hipocresía", agregó.

    "Por esto Jesús dice: 'Cuando ores hazlo a escondidas, cuando des limosna no hagas sonar la trompeta, cuando ayunes no estés entristecido'. Es lo mismo que si dijera: 'Por favor cuando hagan una buena obra no tomen el soborno de ella, pues es solamente para el Padre'", dijo Jorge Bergoglio.

    El ayuno "no consiste acaso en compartir el pan con el hambriento, en hacer entrar a tu casa a los pobres, a los sin techo, en vestir al desnudo sin descuidar a tu familia?", se preguntó.

    "Pensemos en estas palabras, pensemos desde nuestro corazón, cómo ayunamos, oramos, damos limosna. Y también nos ayudará pensar que siente un hombre después de una cena, por la que pagó 200 euros, por ejemplo, y vuelve a su casa y ve a un hambriento y mira a otro lado para seguir caminando. Nos hará bien pensar en ello", concluyó Francisco.

 ANSA/ANOTO

© 2017 MALDONADE TTI

Copyright 2007 Maldonadetti Trust Inc. Ltd | Política de Reserva | Escríbenos | Trabaja con nosotros