Martes, Mayo 23, 2017

El Papa a los atletas con discapacidades: un mundo sin exclusiones

Gabriel Cuevas para Alianzatex
Publicada: Febrero 16, 2017

Uno de los jóvenes atletas del programa Special Olympics. VATICAN//TEXCOCO PHOTO

  • Audiencia a los representantes de los Juegos mundiales invernales Special Olympics que se llevarán a cabo en Austria durante el mes de marzo

CIUDAD DEL VATICANO.- (Texcoco Press).- «Podemos aprender de ustedes a alegrarnos por las cosas pequeñas y simples, y a alegrarnos juntos». Papa Francisco se dirigió de esta manera a una delegación de atletas con discapacidades que participarán en los juegos mundiales invernales Special Olympics, que se llevarán a cabo en Austria del 14 al 25 de marzo de este año. Francisco subrayó que «cada vida es preciosa, cada persona es un don y la inclusión enriquece a toda comunidad y sociedad. Este es su mensaje para el mundo, para un mundo sin confines y sin exclusiones».

Special Olympics es un programa internacional de entrenamiento deportivo y de competiciones atléticas para personas, chicos y adultos, con discapacidades intelectuales. En el mundo hay más de 170 países que adoptan el programa Special Olympics. La organización, se lee en una nota, es reconocida por el Comité Olímpico Internacional, así como por el Comité Paralímpico, pero «las dos son organizaciones separadas y diferentes. Diferentes son las premisas, diferente es la filosofía que mueve a ambas organizaciones. Mientras el Comité Paralímpico opera coherentemente con los criterios de los Juegos Olímpicos con competiciones reservadas para los mejores, Special Olympics en todas partes del mundo y en todos los niveles (local, nacional e internacional), es un programa educativo que propone y organiza entrenamientos y eventos solo para las personas con discapacidad intelectual y para cada nivel de habilidad».

El deporte, dijo el Papa a los atletas y a los organizadores de los juegos invernales que se llevarán a cabo en Schladming, Ramsau y Graz, «es una pasión, y ustedes se han preparado con gran compromiso para las competiciones, según el juramento del atleta Special Olympics: “Que yo pueda vencer, pero, si no lo lograra, que pueda intentarlo con todas mis fuerzas”. La actividad deportiva hace bien al cuerpo y al espíritu, y les permite mejorar la calidad de sus vidas. La preparación constante, que exige incluso fatigas y sacrificios, los hace crecer en la paciencia y en la perseverancia, les da fuerza y valentía y les hace adquirir y desarrollar capacidades que de lo contrario quedarían ocultas. Estoy seguro de que todos ustedes lo han experimentado. Y así, uno se siente gratificado e incluso reconocido, valorado según las propias habilidades. La base de toda actividad deportiva –prosiguió Francisco– es, en cierto sentido, la alegría: la alegría de moverse, la alegría de estar juntos, la alegría por la vida y los dones que el Creador nos da cada día. Al ver una bella sonrisa en sus rostros y la gran felicidad en sus ojos cuando han logrado hacer bien una competición (y la victoria más bella es justamente la de superarse a sí mismo), ¡nos damos cuenta de lo que quiere decir una alegría sincera y bien merecida! Y podemos aprender de ustedes a alegrarnos por las pequeñas cosas y simples, y a alegrarnos juntos».

Además, dijo el Pontífice argentino, «el deporte nos ayuda a difundir la cultura del encuentro y de la solidaridad. Juntos, atletas y asistentes, nos demuestran que no hay obstáculos ni barreras que no puedan ser superados. Ustedes son un signo de esperanza para todos los que se comprometen por una sociedad más incluyente. Cada vida es preciosa, cada persona es un don y la inclusión enriquece a cada comunidad y sociedad. ¡Este es su mensaje para el mundo, para un mundo sin confines y sin exclusiones! Queridos amigos, los Juegos Invernales Mundiales Special Olympics serán un momento bello para su vida. Ustedes serán, como dice el lema de esta edición, el “latido del corazón para el mundo”. Les deseo que pasen juntos días alegres y que encuentren amigos de todo el mundo. Los encomiendo a la protección de María Santísima e invoco sobre ustedes, sobre sus familiares y sobre todos los participantes la bendición divina. Y, por favor, también recen por mí».

Además de la delegación de los Special Olympics, el Papa recibió hoy al cardenal Beniamino Stella, Prefecto de la Congregación para el Clero, al cardenal Lluís Martínez Sistach, arzobispo de Barcelona, al cardenal Antonio Maria Vegliò, Presidente emérito del Pontificio Consejo para la Pastoral para los migrantes e itinerantes, y al Caballero Supremo de los Caballeros de Colón, Carl A. Anderson.

VATICAN/IACOPO SCARAMUZZI

© 2017 MALDONADETTI

Copyright 2007 Maldonadetti Trust Inc. Ltd | Política de Reserva | Escríbenos | Trabaja con nosotros