Viernes, Noviembre 24, 2017

Fraternidad San Pío X; más cerca de la reconciliación

Gabriel Cuevas para Alianzatex
Publicada: Enero 30, 2017

Fraternidad San Pío X; más cerca de la reconciliación. VATICAN//TEXCOCO PHOTO

CIUDAD DEL VATICANO.- (Texcoco Press).- «En este momento se está trabajando para perfeccionar algunos aspectos de la figura canónica, que será la Prelatura personal». El arzobispo Guido Pozzo, secretario de la Comisión «Ecclesia Dei», que se ocupa del diálogo con la Fraternidad San Pío X, confirmó a Vatican Insider que la etapa de la plena comunión con los lefebvrianos se está acercando. La meta del acuerdo está en el horizonte, aunque todavía será necesario un poco de tiempo.

El superior de la Fraternidad San Pío X, el obispo Bernard Fellay, el 29 de enero de 2017 participó, como huésped en transmisión del programa «Terres de Mission», de Tv Liberté. Durante la entrevista, Fellay confirmó que el acuerdo está avanzando y que para llegar a la solución canónica no habrá que esperar sino hasta cuando la situación dentro de la Iglesia sea «totalmente satisfactoria» según la Fraternidad San Pío X, que durante estos años no ha dejado de mencionar el nombre del Papa ni de rezar por él en la celebración de las misas. Fellay subrayó la atención de Francisco por las «periferias», que se relaciona también con la Fraternidad, y explicó la importancia de acabar con la separación de Roma.

El camino de acercamiento, después del mini-cisma desencadenado por las cuatro ordenaciones episcopales ilegítimas que celebró monseñor Marcel Lefebvre en 1988, comenzó en el año 2000, cuando los lefebvrianos hicieron un peregrinaje a Roma por el Jubileo. Juan Pablo II permitió que comenzara un nuevo diálogo. Los contactos se intensificaron con Benedicto XVI, con quien también se examinaron cuestiones doctrinales pendientes. Papa Ratzinger también liberalizó el uso del misal reconciliar y canceló las excomuniones a los cuatro obispos de la Fraternidad. Con Francisco, además de que han proseguido las negociaciones, se dio la oportunidad para que los sacerdotes lefebvrianos confesaran no solo válidamente sino también lícitamente a los fieles durante el Jubileo de la Misericordia. Esta concesión fue extendida, sin límite de tiempo, en la carta «Misericordia et misera».

En relación con los problemas doctrinales, lo esencial parece haber sido superado en vista del acuerdo. A los miembros de la Fraternidad San Pío X se les habría pedido lo que es necesario para ser católicos, es decir la « professio fidei», creer en la validez de los sacramentos celebrados con el Novus Ordo (la liturgia que surgió de la reforma post-conciliar) y la obediencia al Pontífice. Hubo un diálogo y una discusión sobre la relación entre el magisterio y la tradición, mientras que se sigue discutiendo (y con un desacuerdo que podría prolongarse) sobre temas relacionados con el ecumenismo, la libertad religiosa y la relación entre la Iglesia y el mundo.

Durante la entrevista televisiva, Fellay, además de recordar la concesión de Papa Francisco sobre los sacramentos de la reconciliación y de la unción de los enfermos, se refirió a las ordenaciones sacerdotales de la Fraternidad, afirmando que se dan con la autorización de la Santa Sede y sin la necesidad del visto bueno del obispo del lugar. El estado de la cuestión, en realidad, precisó Pozzo, es un poco más complejo y se relaciona con una decisión que tomaron Benedicto XVI y la Congregación para la Doctrina de la Fe hace algunos años. «La Santa Sede —explicó el secretario de “Ecclesia Dei”— permite y tolera las ordenaciones sacerdotales de la Fraternidad San Pío X, a pesar de seguir considerándolas válidas pero no lícitas, previa comunicación de los nombres de los ordenandos al obispo del lugar. Papa Francisco concedió la legitimidad solo para la administración de los sacramentos de la penitencia y de la unción de los enfermos. Justamente porque para que los demás actos sacramentales sean además de válidos legítimos es necesario llegar a una solución canónica que encuadre a la Fraternidad».

La vía elegida para la solución canónica, como se sabe, es la de la Prelatura personal, inédita figura introducida en el nuevo Código de Derecho Canónico en 1983 y hasta la fecha solo aplicada al Opus Dei. Durante estos últimos años han aumentado los que se niegan al acuerdo. Uno de los cuatro obispos a quienes Papa Ratzinger quito la excomunión, Richard Williamson, abandonó la Fraternidad y fundó un grupo más radical y ha llevado a cabo nuevas ordenaciones episcopales. La postura de Fellay, en cambio, se parece mucho más a la del fundador, el arzobispo Lefebvrre, que estaba por llegar a un acuerdo en 1988 con el entonces cardenal Joseph Ratzinger, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Pero el acuerdo se esfumó al último momento.

VATICAN/ANDREA TORNIELLI

© 2017 MALDONADETTI

Copyright 2007 Maldonadetti Trust Inc. Ltd | Política de Reserva | Escríbenos | Trabaja con nosotros