Domingo, Febrero 25, 2018

Chiconcuac nociva cultura de la simulación y la evasión

MTI/ Texcoco Mass Media/Ofelia Zavalza/Gabriel Cuevas
Publicada: Octubre 10, 2016

Firma de minuta de acuerdo con la representación de los quejosos y el mando de la CESC. GEM//TEXCOCO PHOTO

Agrandar esta imagen

Rigoberto Flores Sánchez, presidente de Chiconcuac, México en conferencia de prensa. GMCh//TEXCOCO PHOTO

CHICONCUAC / TEXCOCO.- (Texcoco Press).- Reconstruir el tejido social es la piedra angular para forjar seguridad y bienestar a la población.

Los hechos perpetrados la semana pasada; asaltos, protestas, toma de las oficinas del palacio municipal, vandalismo y cierre de la carretera federal Los Reyes – lechería – Los Reyes, dan cuenta de la descomposición socio – política que priva en el municipio textilero.

Alrededor de doscientos pobladores, cifra estimada por diferentes instancias, se volcaron en la protesta que concluyó después de varias horas del cierre de la vía de comunicación, cuando un representante de los quejosos y un mando de la Comisión Estatal de Seguridad Ciudadana del Estado de México (CESC) signaron un acuerdo con el compromiso gubernamental de dotar de 8 patrullas y 40 elementos de manera permanente para resguardar la seguridad del territorio municipal.

Ese escenario, al otro día fue enrarecido por el presidente municipal, con amenazas de denuncias por todo y por nada. La conferencia de prensa convocada, - aseguran empleados del mismo ayuntamiento, desde las oficinas de la dirección de gobernación estatal con sede en Texcoco -, no tuvo contenido,  evitó tocar las causas principales de la inseguridad en ese vapuleado enclave del Valle de México.

De inicio, la opacidad del manejo de los recursos públicos, tanto en las pasadas administraciones como en esta. Una prueba es la página web del ayuntamiento que no dispensa ninguna información como lo marca la Ley.

La evasión fiscal de los comerciantes, la moderna esclavitud de los trabajadores de la industria de la confección y la costura, a quienes se les paga salarios miserables, no tienen seguridad social y otras prestaciones establecidas en la Ley.

La falsificación de marcas, la venta de productos de ínfima calidad importada, legal o ilegalmente, y la compra de tela robada como se ha denunciado a lo largo de los años, agravan el estado de  la inseguridad y zozobra de los habitantes en general. Esas prácticas al margen de la ley, atrae grupos de la delincuencia organizada para extorsionar a quienes así actúan.

El gobierno municipal es omiso en todos los sentidos, las promesas de campaña no son resueltas con la celeridad prometida. Se divulga la corrupción en la pasada y antepasada administración y no hay denuncia en ningún lado,  para evadir ese compromiso con el electorado, se emplea desde las altas esferas del gobierno estatal al Órgano Superior de Fiscalización del Poder Legislativo, quien solamente emite acuerdos cuando hay una instrucción superior.

La inseguridad es corresponsabilidad del gobierno y de la población dedicada a actividades de comercio. El primero simula autonomía de gestión y gobierno; y la otra por haber convertido los vicios públicos en virtudes privadas.

La reconstrucción del tejido social no es suficiente con parques o escenarios de decorado; la reconstrucción debe empezar por una transparencia real, sólida y rendición de cuentas puntual, del manejo de los recursos públicos. Alentar la apertura de escuelas de educación superior vinculada a la vocación misma del municipio, y una serie de medidas preventivas para evitar la complicidad de los mismos comerciantes, empleados o intermediarios con delincuentes y policías.

Los tres niveles de gobierno están obligados a intervenir en el municipio, no solamente con patrullajes, policías o armamento; si no también, con campañas de inducción para regularizar el pago de impuestos, salarios justos y dotación de seguridad social de las personas dedicadas al comercio.

© 2016 MALDONADETTI

Copyright 2007 Maldonadetti Trust Inc. Ltd | Política de Reserva | Escríbenos | Trabaja con nosotros