Lunes, Octubre 23, 2017

El gran imán: que el mundo se una contra el terrorismo

Alejandro Palafox Beristain para Alianzatex
Publicada: Mayo 24, 2016

Ahmed Al-Tayyeb entre el cardenal Jean-Louis Tauran y mons. Gänswein en ocasión del encuentro con el Papa. AFP//VATICAN//TEXCOCO PHOTO

«Es un hombre de paz, con él retomamos el camino de diálogo». El islam no tiene que ver con la violencia; denunciamos las desviaciones. Hay más víctimas musulmanas que cristianas

CIUDAD DEL VATICANO.- (Texcoco Press).- «Me encuentro en el corazón de Europa y quisiera aprovechar de mi presencia en esta institución tan grande para los católicos (el Vaticano) para lanzar un llamado al mundo entero a unirse y cerrar filas para afrontar y poner fin al terrorismo». Lo afirmó el gran imán de al-Azhar, Ahmad Al-Tayyeb, en una entrevista con los medios de comunicación vaticanos, después de la audiencia que le concedió ayer el Papa. Francisco «es un hombre de paz» y «con él retomamos el camino del diálogo», después de las incomprensibles de los años anteriores, afirmó el exponente sunita del prestigioso Centro de Estudios de El Cairo. «El islam no tiene nada que ver con este terrorismo», puntualizó, y subrayó que al-Azhar está revisando los exámenes escolares para eliminar las desviaciones introducidas por los que «usan la violencia y el terrorismo, y por los movimientos armados que pretenden trabajar por a paz». El terrorismo, afirmó Al-Tayyeb, «no debe ser presentado como una persecución de los cristianos en Oriente, al contrario: hay más víctimas musulmanas que cristianas».

«Me encuentro en el corazón de Europa y quisiera aprovechar de mi presencia en esta institución tan grande para los católicos (el Vaticano) para lanzar un llamado al mundo entero a unirse y cerrar filas para afrontar y poner fin al terrorismo, porque creo que si se descuida este terrorismo, no solo los orientales pagarán el precio, sino que los orientales y los occidentales podrían sufrir juntos, como hemos visto», afirmó el gran imán de al-Azhar, Ahmad Al-Tayyeb, quien prosigue su viaje europeo en la ciudad de París, en la entrevista que tradujo al italiano la sección árabe de la Radio Vaticana. «Por lo tanto, este es mi llamado al mundo: pónganse de acuerdo inmediatamente e intervengan para poner fin a los ríos de sangre. Permítanme también decir una palabra en esta declaración :sí, el terrorismo existe, pero el islam no tiene nada que ver con este terrorismo, y esto vale para los ulemas musulmanes y para los cristianos y musulmanes en Oriente. Y los que matan a los musulmanes, y también a los cristianos, han malinterpretado los textos del islam tanto intencionalmente como por negligencia. Al-Azhar convocó  hace un año una Conferencia General para los ulemas musulmanes, chiitas y sunitas, y fueron invitados los líderes de las Iglesias orientales, de diferentes confesiones, e incluso los yazidíes enviaron a un representante a esta conferencia que se llevó a cabo bajo la égida de al-Azhar. Y entre los puntos más destacados de la declaración común, se dijo que el islam y el cristianismo no tienen nada que ver con los que matan, y pedimos al Occidente no confundir este grupo desviado con los musulmanes, y dijimos con una sola voz, musulmanes y cristianos, que somos dueños de esta tierra y somos socios, por lo que cada uno de nosotros tiene derecho a esta tierra. Hemos rechazado la migración forzada, la esclavitud y la compraventa de mujeres en nombre del islam. Aquí quisiera decir que la cuestión no debe ser presentada como una persecución de los cristianos en Oriente: al contrario, hay más víctimas musulmanas que cristianas, y todos sufrimos juntos esta catástrofe. En breve, quisiera concluir sobre este punto diciendo que no podemos dar la culpa a las religiones debido a la desviación de algunos de sus seguidores, porque en cada religión existe una facción desviada», que la utiliza «para matar en su nombre».

Al-Azhar «tiene un diálogo, o mejor, una comisión de diálogo interreligioso con el Vaticano, que se había suspendido por circunstancias precisas, pero ahora que estas circunstancias ya no están, nosotros retomamos el camino de diálogo y esperamos que sea mejor que antes», explicó el gran imán.

Papa Francisco «es un hombre de paz, un hombre que sigue la enseñanza del cristianismo, que es una religión de amor y paz; y, siguiendo a Su Santidad, hemos visto que es un hombre que respeta a las demás religiones y demuestra consideración por sus seguidores, es un hombre que también consagra su vida para servir a los pobres y miserables, y que se hace responsable de las personas en general; es un hombre ascético, que ha renunciado a los placeres efímeros de la vida mundana. Todas estas son cualidades que compartimos con él y por ello sentimos el deseo de encontrar a este hombre, para trabajar juntos por la humanidad y en este vasto campo común».

La universidad de al-Azhar está comprometida en una importante revisión de los textos escolares. «Nosotros —explicó Al-Tayyeb— los renovamos en el sentido de que aclaramos conceptos musulmanes que han sido desviados por los que usan la violencia y el terrorismo y por los movimientos armados que pretenden trabajar por la paz. Hemos identificado estos conceptos erróneos y los hemos propuesto (dentro de un currículum) a nuestros estudiantes en las escuelas secundarias y preparatorias, les hemos hecho ver el lado desviado y la comprensión desviada, y al mismo tiempo hemos tratado de hacer que los estudiantes comprendan los conceptos correctos, de los que se han desviado estos extremistas y terroristas». Además, «recibimos en al-Azhar a los imanes de las mezquitas que hay en Europa, en el marco de un programa de tres meses para ofrecer formación al diálogo, revelar los conceptos equivocados y afrontar la integración de los musulmanes en sus sociedades y naciones europeas, para que puedan ser un recurso para la seguridad, la riqueza y la fuerza de esos países»

 El gran imán de al-Azhar concluyó expresando su vivo agradecimiento y aprecio, además de la «esperanza (que llevaré conmigo) de trabajar juntos, musulmanes y cristianos, al-Azhar y el Vaticano, para levantar al ser humano en donde esté, prescindiendo de su religión o credo, y salvarlo de la crisis de las guerras destructivas, de la pobreza, de la ignorancia y de las enfermedades». La entrevista se llevó a cabo en la residencia del embajador de Egipto ante la Santa Sede y participaron dos redactores de la Radio Vaticana, el padre Jean-Pierre Yammine, responsable de la sección árabe, y Cyprien Viet, de la sección francesa, además de Maurizio Fontana, de «L’Osservatore Romano». La entrevista fue grabada por la Radio Vaticana y el Centro Televisivo Vaticano, y fue en árabe.

VATICAN/IACOPO SCARAMUZZI/TEXCOCO

© 2016 MALDONADETTI

Copyright 2007 Maldonadetti Trust Inc. Ltd | Política de Reserva | Escríbenos | Trabaja con nosotros