Jueves, Febrero 22, 2018

Chiconcuac lamenta actitud del inexperto presidente municipal

Gabriel Cuevas para Alianzatex
Publicada: Abril 04, 2013

Jorge Alberto Galván Velasco, el alcalde de Chiconcuac que no tiene respuestas claras y contundentes al problema de inseguridad que vive el municipio. FOTO FACEBOOK | TEXCOCO PRESS

Chiconcuac, México.- Familias emblemáticas del municipio textilero de Chiconcuac de Juárez, México, lamentan que la actitud del alcalde sea la de querer entregar al ejercito la seguridad del municipio, tal como lo ha publicado un medio de la Capital del Estado de México.

Para miembros de la familia Delgado, esta actitud corresponde a una persona incapaz en extremo de privilegiar una estrategia propia del gobierno que encabeza con la comunidad, que pudiera ser respaldara por las fuerzas del orden estatal y federal.

Mary Cruz Ballesteros, vecina del municipio de Tezoyuca, quien por razones de trabajo todos los días concurre a uno de los barrios del populoso municipio, asegura que la situación raya en la esquizofrenia. “Tal vez si las autoridades informaran cual fue el móvil del asesinato de los dos jóvenes que encendieron a la población, la situación podría mejorar en el estado de ánimo de los pobladores. Si fue un secuestro limpio o hay algo detrás de ello”, concluyó.

En tanto miembros de la familia Venado aseguran que la inseguridad ha crecido poco a poco en el municipio. Los hechos por si mismo hablan, dice una atribulada mujer, quien pide omitir su nombre. Mientras otro miembro de la familia, asegura que la falta de pericia del alcalde y su escaso conocimiento para implementar estrategias de seguridad modernas y acorde a los tiempos que vive la sociedad, ha provocado que proliferen las amenazas de secuestro, extorsión y ahora asesinatos y por si fuera poco, rapto de menores, como el ocurrido en Texcoco.

En medio del comercio establecido hay miedo. Por las calles la psicosis se ha apoderado de las mismas familias que al abrir su negocio, lo hacen con temor. A pesar de todo, se organizan ya los vecinos para mostrarse vigilantes, algunos incluso han hecho llamadas de alarma que han resultado falsas. Un municipio donde la venta de ropa y diferentes productos textiles atrae a cientos de comerciantes y miles de compradores cada semana, ahora les resulta difícil identificar a los sospechosos, a pesar de ello, empleados y empleadas con discreción toman fotografías se la gente a través de su celular, las que posteriormente son examinadas. Hasta hoy la calma parece no regresar, cuando menos en los próximos días.

Para algunos funcionarios municipales, esto que ocurre, dicen, no es más que el efecto “cucaracha”, que al cerrarle el paso a los delincuentes en otros estados han llegado aquí. Sin embargo, para otros se debe a la falta de estrategia y desarrollo táctico para organizar a la sociedad, junto con el gobierno municipal, para establecer un programa de vigilancia intenso y extenso en el municipio, incluidos los barrios que han crecido en los ejidos.

Más que el presidente diga que se manifestará en quince días para exigirle al gobernador respuestas, el debiera ponerse a trabajar, llamar a gente que conozca de la seguridad. Tal vez nos equivocamos al elegirlo, dice connotado profesionista de la región, ante este penosa situación, hemos revisado sus antecedentes y pues resulta difícil creer que no supimos con quien había trabajado, lo que ya sospechaban mucho, tal vez tenga otras inclinaciones que lo distraen de los asuntos que debiera resolver.

Para familias del vecino municipio de Chiautla, coinciden en que por su formación y tendencias no puede ser un buen alcalde. Todos los días vamos a Chiconcuac, ahí está nuestra fuente de empleo, nuestra fuente de hacer la vida. Si el presidente anterior era malo, pero muy malo para administrar, el actual es de lo peor. Nos sentimos inseguros, procuramos regresar a la casa temprano, ya no vamos en la madrugada, hay mucha inseguridad. Desde febrero uno de los clientes ya no viene, lo asaltaron en dos ocasiones, una en enero, al salir por Zapotlán y otra, apenas a mediados de febrero en la curva de la pastoría, le bajaron su mercancía.

Las familias demandan más seguridad, una estrategia confiable y mejores tácticas para proteger a la comunidad.

El gobierno del estado ha mantenido silencio ante este embate de la violencia en la región.

El sábado la sociedad de Chiconcuac ha convocado a una marcha que partirá a las doce del día de la presidencia municipal y que recorrerá las principales calles hasta llegar a la salida de San Pablito, donde anuncian, bloquearán la carretera federal Lechería – Los Reyes.

Chiconcuac vive bajo el temor de que se recrudezcan hechos de violencia e inseguridad, lo que confirma el deterioro de vida en la comunidad.

© Alianzatex 2013

Copyright 2007 Maldonadetti Trust Inc. Ltd | Política de Reserva | Escríbenos | Trabaja con nosotros